Revista Ecclesia » El Papa recuerda a los 127 beatos de Córdoba: «Que su ejemplo nos dé fuerzas para testimoniar el Evangelio»
cordoba
Iglesia en España Última hora

El Papa recuerda a los 127 beatos de Córdoba: «Que su ejemplo nos dé fuerzas para testimoniar el Evangelio»

Tras el rezo del Ángelus, este domingo 17 de octubre, el Papa Francisco ha querido recordar al sacerdote Juan Elías Medina y 126 compañeros mártires beatificados ayer en Córdoba.

Estos sacerdotes, religiosas, seminaristas y laicos, «asesinados por odio a la fe durante la violenta persecución religiosa de los años 30 en España» testimoniaron «su fidelidad».

El Papa Francisco ha pedido que su ejemplo «nos dé a todos, especialmente a los cristianos perseguidos en distintas partes del mundo, la fuerza para dar un testimonio valiente del Evangelio».

Un regalo para la diócesis de Córdoba

La Causa de Juan Elías Medina y sus compañeros mártires, —127 sacerdotes, seminaristas, religiosos y laicos—, tiene su historia, una historia larga. Asesinados entre 1936 y 1939 durante la persecución religiosa en España, la mezquita-catedral de Córdoba acogió este sábado 16 de octubre su beatificación.

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha destacado que los 127 mártires que serán beatificados «fueron asesinados por odio a la fe». De hecho, según ha resaltado  en su carta semanal, estos mártires «no son caídos de uno u otro bando, como si estos hubieran empuñado las armas, sino que estaban en sus casas o en sus parroquias, formaban parte de las filas de Acción Católica y se distinguían porque hacían el bien a los demás».

Un lugar de evangelización dentro de contextos secularizados

«Estamos delante de una visión de la historia cuya memoria podrá convertirse en un lugar de evangelización dentro de contextos secularizados». Estas palabras centraron la homilía de la ceremonia de beatificación de Juan Elías Medina y sus 126 compañeros mártires ha tenido lugar hoy en la mezquita-catedral de Córdoba.

La celebración, presidida por el cardenal Marcelo Semeraro, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, estuvo marcada por momentos emotivos que han recordado «a 115 hombres y 12 mujeres que murieron con fama de santidad por defender sus principios cristianos y morir perdonando a sus verdugos».

Durante su homilía, el purpurado señaló que Jesús nos recuerda su amor misericordioso, «por el que nos ha elegido, pero esto no significa solo que nos ha seleccionado, sino que es un gesto de salvación».

Al mismo tiempo, aseveró que «las palabras de Jesús quiere asegurarnos su cercanía: quiere recordarnos que siempre nos verá como sus amigos, como sus hermanos. Y la cercanía de su Padre, a quien nos ha enseñado a dirigirnos con un “Padre Nuestro”».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa