Revista Ecclesia » El Papa recibe a los Clérigos Regulares Teatinos: «Sean hombres consagrados, hombres del Evangelio»
Destacada Última hora

El Papa recibe a los Clérigos Regulares Teatinos: «Sean hombres consagrados, hombres del Evangelio»

«Sean hombres consagrados, hombres del Evangelio, pero hombres. Si tú tienes algo en contra del otro… ten los pantalones para decirle las cosas a la cara o para callarte. Pero no hagas grupitos, esa es la espiritualidad de la ‘carcoma’, que hace caer la fuerza de una comunidad religiosa». Con esas palabras recibió el Papa Francisco a los Clérigos Regulares Teatinos en una audiencia.

En el día de ayer el Santo Padre recibió en audiencia a los participantes en el capítulo general de los Clérigos Regulares Teatinos. Francisco recordó la fiesta de San Cayetano que se celebra cada 7 de agosto y que, en Buenos Aires, ciudad donde el fundador de los Teatinos es muy querido, es muy concurrida. «La gente lo venera y le reza como patrono del pan y del trabajo», explicó el Papa.

«La buena inquietud evangélica de buscar ante todo el Reino de Dios»

Francisco se dirigió a ellos afirmando que «los animo a seguir sus pasos, con docilidad al Espíritu, sin esquemas rígidos – otra cosa, cuidado con la rigidez porque la rigidez es una perversión que viene precisamente del clericalismo, es otra cosa fea y bajo cualquier rigidez hay podredumbre, siempre – sin esquemas rígidos, pero firmemente arraigados en las cosas esenciales: la oración, la adoración, la vida en común, la caridad fraterna, la pobreza y el servicio a los pobres. Todo ello con un corazón apostólico, con la buena inquietud evangélica de buscar ante todo el Reino de Dios».

El Pontífice les sugirió la fuerza de una comunidad religiosa: la franqueza y el cuidado. Les aconsejó que «sean hombres consagrados, hombres del Evangelio, pero hombres. Si tú tienes algo en contra del otro… ten los pantalones para decirle las cosas a la cara o para callarte. O ese otro criterio, decírselo a quienes pueden remediarlo, es decir, a los superiores. Pero no hagas grupitos, esa es la espiritualidad de la ‘carcoma’, que hace caer la fuerza de una comunidad religiosa. Nada de charlatanería, por favor».

Cada santo es una misión

«Un salto cualitativo, una vocación dentro de la vocación o una segunda conversión» es el aspecto que el Papa los invitó a mirar en la vida de San Gaetano y en la de otros santos. «Este salto cualitativo es el que hace crecer no sólo la vida personal de ese hombre o mujer, sino también la vida de la Iglesia. Es lo que, en cierto sentido, la ‘reforma’, la purifica y hace aflorar su belleza evangélica».

Comunión y misión

La comunión es el otro principio rector que mencionó el Santo Padre. El Espíritu llama a hacer comunidad, es una vida cristiana hecha de muchos gestos cotidianos, un lugar «para cuidar los pequeños detalles del amor, donde los miembros se cuidan mutuamente y constituyen un espacio abierto y evangelizador. Es un lugar de la presencia del Señor resucitado que lo santifica según el plan del Padre».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas