Revista Ecclesia » El Papa rechaza la renuncia del arzobispo de Hamburgo
El Papa concede «un descanso» al arzobispo de Hamburgo
Stefan Hesse, arzobispo de Hamburgo / Archidiócesis de Hamburgo.
Internacional Última hora

El Papa rechaza la renuncia del arzobispo de Hamburgo

El Papa Francisco rechaza la renuncia del arzobispo de Hamburgo, Stefan Hesse. Así lo anunció ayer miércoles, 15 de septiembre, la nunciatura apostólica en Alemania en un comunicado difundido por la Conferencia Episcopal. El prelado, de 54 años, había presentado la renuncia al Santo Padre el pasado 19 de marzo, al día siguiente de que su nombre saliese a relucir por supuesta negligencia en el informe sobre abusos sexuales elaborado por la archidiócesis de Colonia. Hesse se desempeñó durante años en aquella sede como jefe de personal, vicario general y administrador diocesano. El informe en cuestión analizaba los casos de abusos sexuales a menores y denuncias cometidos por clérigos u otros empleados pastorales de la archidiócesis entre 1975 y 2018, y detectó una mala praxis del hoy arzobispo de Hamburgo en una decena de casos. Este negó haber ocultado abusos y afirmó haber actuado siempre según su «leal saber y entender». «Nunca me involucré en encubrimientos. No obstante, estoy dispuesto a asumir mi parte de responsabilidad por el fallo del sistema», dijo al presentar su renuncia, poco antes de que el Papa le concediera «un descanso» antes de tomar una decisión.

Esta llega ahora, tras conocer el resultado de la visita apostólica a Colonia encomendada a los obispos de Estocolmo, cardenal Anders Arbolerius, y Rotterdam, Johannes van den Hende, efectuada del 7 al 14 de junio.

La archidiócesis de Colonia presenta su esperado informe sobre abusos
Presentación en marzo del informe sobre los abusos en la archidiócesis de Colonia. En primer término, a la izquierda, el cardenal Woelki / EFE.

No encubrió

«Tras un examen exhaustivo de los documentos recibidos —dice la nota de la nunciatura—, la Santa Sede ha encontrado deficiencias en la organización y el funcionamiento de la Vicaría General del Arzobispado para el período en cuestión, así como errores de procedimiento personales por parte de Mons. Hesse. Sin embargo, la investigación no demostró que se cometieran con la intención de encubrir casos de abusos sexuales. El problema básico, en el contexto más amplio de la administración de la Archidiócesis, fue la falta de atención y sensibilidad hacia los afectados por los abusos.

En vista de que el Arzobispo ha reconocido humildemente los errores que cometió en el pasado y ha puesto su cargo a disposición, el Santo Padre, tras considerar las evaluaciones que le han llegado a través de los visitadores y de los dicasterios de la Curia Romana implicados, ha decidido no aceptar la dimisión de S.E. Mons. Hesse, sino para pedirle que continúe su misión como arzobispo de Hamburgo con espíritu de reconciliación y de servicio a Dios y a los fieles confiados a su cuidado pastoral».

Agradecimientos

Monseñor Hesse ha agradecido en un comunicado la confianza depositada en él por el Santo Padre. Y ha explicado a sus diocesanos que decidió poner su cargo a disposición del Papa «porque durante muchos años formé parte del sistema general de Colonia» y, por tanto, fue «personalmente corresponsable», junto a otras personas, de los fracasos que hubo allí. «Agradezco al Santo Padre —dice— su clara decisión y la confianza que ha depositado en mí. El tiempo de descanso que se me ha concedido ha llegado a su fin y ahora, según la voluntad del Papa, reanudo expresamente mis responsabilidades (…). Al hacerlo, soy muy consciente de que no será necesariamente fácil reanudar mi ministerio».

El prelado asegura que hará todo lo que esté en su mano para afrontar este nuevo reto. «Tendrá que tratarse de un nuevo comienzo. Los últimos seis meses han dejado su huella en mí y de ninguna manera han dejado indemne a la Archidiócesis de Hamburgo. He experimentado y aprendido muchas cosas durante este tiempo. Estoy listo para utilizarlas para la renovación y el desarrollo de la Iglesia en el norte de Alemania».

En el comunicado, elaborado de urgencia, pues —dice— «he sido informado [de la decisión] con poca antelación», Hesse agradece el trabajo efectuado en estos seis meses por sus colaboradores («especialmente el obispo auxiliar Horst Eberlein y al vicario general Ansgar Thim»), así como las muestras «de cercanía y solidaridad» recibidas «de muchas maneras en esta difícil situación, especialmente a través de la comunión en la oración».

«Por otro lado —concluye— es una gran necesidad mía cortejar a los que están irritados por la decisión del Papa, la cuestionan y/o no la encuentran fácil de aceptar».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa