El Papa, en el Ángelus de hoy
Santa Sede Última hora

El Papa pide justicia en el décimo aniversario de la masacre de Tamaulipas

«Expreso mi solidaridad a las familias de las víctimas que hoy piden justicia», ha expresado el Papa Francisco en el Ángelus de esta mañana. Hacía referencia al décimo aniversario de la masacre de Tamaulipas (México), en el que 72 migrantes fueron asesinados por los zetas. «Buscaban una vida mejor», ha reivindicado desde el balcón de la plaza de San Pedro, y también ha recordado que «el Señor nos pedirá cuenta de todos los migrantes caídos en los viajes de la esperanza».

Francisco ha destacado que los ejecutados por los zetas fueron «víctimas de la cultura del descarte». Una vez más el Papa Francisco ha mostrado su sensibilidad con los migrantes. En este caso, recordando una tragedia que conmocionó a México y Latinoamérica. Supuestamente, los 72 asesinados habían sido secuestrados para cobrar el rescate, y al no recibirlo ni ofrecerse los migrantes a formar parte de la banda criminal, fueron ejecutados por la espalda. Los fallecidos provenían de países como Honduras, El Salvador, Guatemala, Ecuador, o Brasil.

Mozambique e Italia

Como ya hizo hace unos pocos días llamando por teléfono al obispo de Pemba, el Santo Padre ha dirigido sus pensamientos a la situación del norte del país. «Deseo reafirmar mi cernía a la población de Cabo Delgado que sufre por el terrorismo islamitas. Recuerdo vivamente la visita hace un año al país», ha recordado. Además, el Papa ha señalado que ayer se celebró el Día contra la Violencia Basada en Motivos Religosos.

También ha tenido un recuerdo cercano para los afectados por el terremoto del norte de Italia, del que mañana se cumplirán cuatro años. Ha pedido «que se acelere la reconstrucción» para que las familias puedan volver a «vivir serenamente».

No al chisme

En su breve catequesis sobre el Evangelio dominical, Francisco ha vuelto a criticar el chismorreo. «Jesús les pregunta: “¿Quién dice la gente que soy yo?”. Se refiere a opiniones que en gran parte ellos mismos compartían, porque Jesús de Nazaret era considerado un profeta», ha comentado. Sin embargo, «con la segunda pregunta les toca», ha dicho Francisco. Cuando Jesús les pregunta qué piensan ellos de él, «Nos parece percibi un momento de silencio».

«Simón les quita la vergüenza al declarar: “Tú eres el Cristo, el hijo de Dios vivo”. Esta respuesta no le viene de su ímpetu, por generoso que sea, sino fruto de una gracia particular del Padre celestial», ha comentado el Papa. Una fuerza y una fe que hacen que Simón sea llamado Pedro. «La Iglesia va adelante siempre sobre la fe de Pedro, que Jesús reconoce, que lo hace jefe de la Iglesia», ha señalado Francisco.

Además, ha hecho una llamada, a cada uno, a pensar cuál sería la respuesta personal a la pregunta de Jesús: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?»

Print Friendly, PDF & Email