Santa Sede Última hora

El Papa pide «compromiso social, político y religioso» para afrontar el dolor en Líbano

Al final de la Audiencia General de este miércoles 5 de agosto, el Papa Francisco se ha referido a la gigantesca explosión que ha devastado Beirut: «Ayer en Beirut, en la zona portuaria, enormes explosiones causaron docenas de muertos y miles de heridos, y muchas destrucciones graves».

La existencia en el puerto civil de la capital de un almacén que, sin control alguno, contenía desde hace años cerca de tres mil toneladas de productos químicos altamente inflamables, como el nitrato de amonio, explica, por si misma, el desorden que reina en este pequeño país de 5 millones de habitantes. Desde el otoño pasado, buena parte de la población, se manifiesta en las calles contra la corrupción y en demanda de una refundación civil del Estado que ponga fin al confesionalismo, considerado mucho tiempo atrás como un ejemplo de convivencia pacífica dentro del polvorín de la región.

Por eso, el Santo Padre ha pedido «rezar por las víctimas y sus familias; y rezamos por el Líbano para que, con el compromiso de todos sus componentes sociales, políticos y religiosos, pueda afrontar este trágico y doloroso momento y, con la ayuda de la comunidad internacional, superar la grave crisis que atraviesa».

Agravada su crisis interna por la pandemia del coronavirus, Líbano no ha llegado a levantar cabeza. Hace meses que el frágil Gobierno negocia con el Fondo Monetario Internacional un crédito supeditado a unas reformas económicas que nunca llegan por la división de las instituciones. En esta situación se produce, como una puntilla de la peor crisis que sufre Líbano en toda su historia, la devastadora explosión de Beirut. Queda por ver hasta donde llega la clase política para salir del laberinto de sus intereses y reconstruir el país desde cero, como se demanda en la calle.

Print Friendly, PDF & Email