Revista Ecclesia » El Papa pide a los obispos húngaros «anunciar el Evangelio, construir puentes y esperanza»
Papa Obispos Hungria
Internacional Santa Sede Última hora

El Papa pide a los obispos húngaros «anunciar el Evangelio, construir puentes y esperanza»

«Anunciar el Evangelio, construir puentes y esperanza». Así ha invitado el Papa Francisco a los obispos de Hungría en la Sala del Renacimiento, del Museo de Bellas Artes. «La Iglesia de Hungría está asociada de manera especial al sacrificio de Cristo», les ha dicho el Santo Padre.
En el Museo de Bellas Artes, inaugurado en 1906, el Papa Francisco se ha reunido con los obispos del país, con quienes ha compartido «algunas reflexiones partiendo precisamente del gesto eucarístico: en el pan y el vino vemos a Cristo que ofrece su Cuerpo y su Sangre por nosotros».

 

Después, Francisco ha recordado que la historia de la Iglesia de Hungría está «marcada por una fe inquebrantable, por persecuciones y por la sangre de los mártires, está asociada de manera especial al sacrificio de Cristo».

Como los mártires, dar testimonio del Evangelio

«Mirando esta historia pasada, hecha de martirio y derramamiento de sangre, podemos encaminarnos hacia el futuro con el mismo deseo que los mártires: vivir la caridad y dar testimonio del Evangelio», ha expresado Francisco.

Al mismo tiempo ha invitado a los prelados húngaros a «custodiar el pasado y mirar al futuro». El Papa ha insistido que no se trata de olvidar el pasado, sino a partir de él, «encontrar nuevas formas de proclamar el Evangelio».

Memoria de los hombres y mujeres que tuvieron que exiliarse

Francisco ha recordado a las Hermanas húngaras de la Sociedad de Jesús (Englische Fräulein), que tuvieron que abandonar su patria a causa de la persecución religiosa y fundaron un colegio en la ciudad de Plátanos, Buenos Aires.

«De su fortaleza, de su valor, de su paciencia y de su amor a la patria aprendí mucho; para mí han sido un testimonio. Al recordarlas hoy aquí, rindo también homenaje a los numerosos hombres y mujeres que tuvieron que exiliarse, así como a los que dieron su vida por su país y por su fe».

Indicaciones para la misión

«Me gustaría sugerirles algunas indicaciones para llevar a cabo esta misión», les ha subrayado Francisco a los obispos. En el contexto de los grandes cambios que está viviendo Hungría, la primera indicación es, «ser anunciadores del Evangelio. No olvidemos que en el centro de la vida de la Iglesia está el encuentro con Cristo”»

Ante la experiencia de la libertad y los consecuentes cambios sociales, Francisco ha matizado en que el rol de los obispos, a quienes llamó a no quedarse en la administración burocrática, sino que «sean testigos y anunciadores de la Buena Noticia, propagadores de la alegría, cercanos a los sacerdotes y religiosos con un corazón paternal, ejercitando el arte de la escucha».

El Papa les ha animado: «No tengan miedo de dar espacio a la Palabra de Dios y de involucrar a los laicos, serán los canales por los que el río de la fe irrigará de nuevo a Hungría».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa