Santa Sede Última hora

El Papa llama al obispo de Mozambique amenazado de muerte

El pasado viernes, según informa Vatican News, el Papa Francisco llamó por teléfono a Fernando Lisboa, obispo de Pemba, en Mozambique. En esta región, los islamistas tomaron hace una semana la ciudad portuaria de Mocimboa de Praia, derrotando al ejército mozambiqueño.

El obispo Lisboa es una de las voces que con mayor insistencia llaman la atención sobre el empeoramiento de la zona septentrional del país Cabo Delgado. Frente a su costa, desde el año 2010 se descubrieron yacimientos de gas natural.La zona alberga el mayor yacimiento de gas natural líquido de África, que atrae enormes inversiones para su posible extracción. Ahora los crecientes y continuos levantamientos están poniendo en peligro la inversión.

Así ha contado Lisboa la llamada: «Me dio mucho consuelo y tranquilidad. El Papa expresó su cercanía al obispo (de Pemba) y a la gente de la región de Cabo Delgado. El Santo Padre dijo que sigue los acontecimientos de nuestra provincia con gran preocupación y que reza constantemente por nosotros. También me dijo que, si hay algo más que pueda hacer, no debemos dudar en preguntarle. Está listo para caminar con nosotros. Le expresé mi profundo agradecimiento por el gesto de la llamada telefónica y le dije lo agradecidos que estamos cuando el domingo de Pascua, 12 de abril, rezó por Cabo Delgado durante la bendición Urbi et Orbi. Le dije que su referencia a la crisis humanitaria en nuestra provincia hizo que otras personas se enteraran de nuestra situación. Vemos que varias congregaciones, algunas organizaciones (humanitarias), muchas personas – tanto locales como de fuera — están empezando a colaborar. Le dije: “Santo Padre, ha puesto a Cabo Delgado en el mapa del mundo”. Él – dijo el obispo de Pemba — simplemente comentó en italiano: “¡Qué hermoso! ¡Qué hermoso!”».

Fernando Lisboa añadió que, al final, Francisco recordó su visita a Mozambique hace un año y lo difícil que era ya entonces la situación en Cabo Delgado: «Me animó —añadió el obispo— a contactar con el cardenal Michael Czerny, del departamento de Promoción del Desarrollo Humano Integral de la Santa Sede, para que me ayudara en el frente de la asistencia humanitaria. Por mi parte — continúa el obispo — le aseguré al Santo Padre, a través de la oración, nuestra cercanía a su ministerio. Le dije que rezamos por él todos los días.  “¡Adelante!”, este fue el estímulo en español con el que el Papa concluyó la conversación. “Adelante, entonces, y mantén la fe firme”».

No hay noticias de dos monjas desde hace más de una semana

“Le conté al Santo Padre – continúa Monseñor Fernando Lisboa – sobre la ciudad portuaria de Mocimboa da Praia, que fue tomada por los yihadistas, y cómo no tenemos más noticias de dos de nuestras monjas en esa ciudad. Son dos hermanas de la Congregación Internacional de las Hermanas de San José de Chambéry”. En la reacción del Papa, el obispo subrayó la profunda tristeza y la promesa de rezar por ellos.

Desde 2017, la provincia septentrional de Mozambique se ha visto sacudida por ataques mortales perpetrados por grupos armados cuyas operaciones son cada vez más sofisticadas y constituyen una fuente de preocupación para los Estados vecinos, en particular Tanzania. Los ataques en Cabo Delgado han creado un clima de temor en toda la región, causando víctimas y miles de personas desplazadas. Pero incluso antes de que se descubrieran las reservas de gas y de la presencia yihadista, Cabo Delgado ya experimentaba dificultades extremas debido al alto nivel de pobreza y exclusión social.

Ya en su discurso del 25 de junio de 2020, al comienzo de las manifestaciones por el 45º aniversario de la independencia nacional, el Presidente de Mozambique, Filipe Nyusi, culpó de la insurgencia en la provincia septentrional a lo que llamó «élites internas y externas», prometiendo que el país no sería chantajeado en una guerra mortal por terroristas patrocinados.

Print Friendly, PDF & Email