El Papa Francisco, durante el Ángelus.
Santa Sede Última hora

El Papa invita a participar en el Tiempo de la Creación, que empieza este martes

«El 1 de septiembre es la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación» ha recordado el Papa Francisco desde el balcón de la plaza de san Pedro durante el Ángelus. Este será el pistoletazo de salida para el Tiempo de la Creación, que durará hasta el 4 de octubre, fiesta de san Francisco de Asís.. «Saludo las diversas iniciativas en cada parte del mundo», ha añadido.

En concreto, el Santo Padre ha tenido un recuerdo para las Islas Mauricio, duramente castigadas por una catástrofe ecológica estos días a raíz de un derrame de petróleo que ha llevado hasta sus costas miles de delfines muertos. El Papa ha destacado que en la catedral de Port Louis, la capital del país, se celebra un concierto. Así, Franisco ha querido mostrar su cercanía con el desastre natural.

Además, el Papa ha vuelto a mirar a Oriente Medio. «Hago un llamamiento al diálogo constructivo y respeto a la leaglidad internacional», ha pedido Francisco, en un llamamiento a la paz, como ha realizado otras veces. Esta es la vía para resolver «los conflictos que amenazan la paz de los pueblos de la región» del Mediterráneo Oriental.

Ni superstición, ni fobia ornamental

En su breve comentario al Evangelio de este domingo antes de rezar el Ángelus, Francisco ha recordado que «la cruz es un signo santo del amor de Dios y del sacrificio de Jesús, y no un objeto supersticioso o una fobia ornamental». También ha recordado que los versículos de hoy hay que leerlos en relación con los del domingo pasado, pues en el texto se narran inmediatamente después. «Diez minutos antes, Jesús ha alabado a Pedro y le ha prometido ser la base de su iglesia. Diez minutos después, le dice: “Satanás”», ha explicado.

Ha recordado que todo cristiano vive una «lucha contra el mal espíritu», y que ante el escándalo que puede suponer la Cruz, el sufrir, el camino del seguidor de Jesús pasa por una parte de sacrificio: «Tomar la propia cruz. No solo soportar con paciencia las figuraciones cotidianas, sino llevar con fe y responsabilidad esta parte de cansancio y sufrimiento que la luche contra el mal trae», ha señalado Francisco.

Print Friendly, PDF & Email