Revista Ecclesia » El Papa invita a los fieles a seguir el ejemplo de san José y cultivar el silencio en el día a día
Destacada Santa Sede Última hora

El Papa invita a los fieles a seguir el ejemplo de san José y cultivar el silencio en el día a día

«El que habla mal del prójimo, mata con la lengua». Así de contundente se ha mostrado el Papa Francisco durante la audiencia general de esta mañana, una audiencia en la que Francisco ha continuado con su ciclo de catequesis sobre la figura de san José, en esta ocasión centrada en una de sus características principales: su silencio. De este modo, el Pontífice ha invitado a los fieles allí reunidos a cultivar el silencio en el día a día ya que , tal y como ha asegurado, sin esta práctica «puede enfermar nuestro habla».

Francisco ha explicado que «el Evangelio no nos muestra ninguna palabra de José, nada, Pero su silencio no es mutismo, es un silencio lleno de escucha, un silencio laborioso, que pone de manifiesto su gran interioridad», y ha añadido que «Jesús, que ha crecido en esta “escuela”, buscará momentos de silencio en sus jornadas e invitará a sus discípulos a lo mismo». «En la medida de Jesús, la vida espiritual crece y las palabras disminuyen», ha dicho el Pontífice.

«Qué bonito sería si cada uno de nosotros consiguiéramos recuperar esta dimensión contemplativa de la vida abierta al silencio» aunque, tal y como ha aseverado «sabemos que no es fácil. El silencio nos asusta porque nos pide entrar en nosotros mismos y encontrar nuestra parte verdadera». Y ha añadido que «sin la práctica del silencio nuestro habla enferma, algo que puede resultar un arma muy peligrosa ya que quien habla mal del hermano o la hermana, quien calumnia al prójimo es una asesino que mata con la lengua».

Durante su encuentro con los fieles, Francisco ha invitado a aprender de José y cultivar el silencio. «Buscar un espacio de interioridad en nuestras jornadas en la que demos al Espíritu la posibilidad de regenerarnos, consolarnos y corregirnos», porque tal y como ha explicado «la profundidad del corazón crece con el silencio y el beneficio del corazón que tendremos sanará nuestra lengua, nuestras palabras y sobre todo nuestras elecciones, porque, de hecho, José ha unido el silencio a la acción». «No ha hablado, pero ha actuado —ha indicado— y nos ha mostrado así lo que un día Jesús dijo a sus discípulos: “No todo el que me diga: Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial”» ha concluido.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa

Últimas entradas