Revista Ecclesia » El Papa interpela a los cristianos de Europa: No nos acomodemos en las estructuras mientras «Jesús es cada vez más olvidado»
Destacada Santa Sede Última hora

El Papa interpela a los cristianos de Europa: No nos acomodemos en las estructuras mientras «Jesús es cada vez más olvidado»

El Papa Francisco ha interpelado a los cristianos en Europa «que tiene la tentación de permanecer cómodamente en las propias estructuras, casas, iglesias, en las seguridades que dan las tradiciones y en la satisfacción de un cierto consenso, mientras los templos que están alrededor se vacían y Jesús es cada vez más olvidado».

Así lo ha explicado en su homilía durante la Misa en la basílica Vaticana, donde presidió la apertura del 50 aniversario del Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa. Así, el Santo Padre ha reflexionado sobre  los tres verbos que interpelan a los cristianos y pastores de Europa hoy: reflexionar, reconstruir y ver.

Personas que abran «el apetito de la fe» y la sed de Dios

Por eso, pensando en las muchas personas que ya «no tienen hambre y sed de Dios», el Papa explica que a estas personas «les falta alguien que les abra el apetito de la fe y despierte esa sed que hay en el corazón del hombre”: aquellas, dice, que “la dictadura del consumismo, blanda pero sofocante, intenta extinguir».

El ardor de la gratuidad

Así, Francisco pasa luego al segundo aspecto, aquel del «sabor de la gratuidad»: «Comen, pero no quedan saciados; beben, pero no se ponen alegres; se abrigan, pero siguen sintiendo frío».

En definitiva, tenían lo que quería, pero no era feliz. El Papa ha explicado que «le faltaba “caridad”, que era la “causa de la infelicidad”, puesto que “sólo el amor sacia el corazón».

Reconstruir a partir de los cimientos

Por desgracia, ha dicho Francisco, «está de moda el “restauracionismo” del pasado que nos mata, nos mata a todos. (…) Se reconstruye a partir de los cimientos de la Iglesia —la de los orígenes y la de siempre—, de la adoración a Dios y del amor al prójimo, no de los propios gustos particulares».

Artesanos de comunión

La reconstrucción, ha subrayado, se lleva a cabo «en el signo de la unidad», aún con «visiones diferentes», pues, si se conserva «la gracia del conjunto, el Señor construye también allí donde nosotros no llegamos».

Es nuestra llamada: «Ser Iglesia, un solo cuerpo entre nosotros. Es nuestra vocación como pastores: congregar al rebaño, no hacer que se disperse, y mucho menos preservarlo en hermosos recintos cerrados. Reconstruir significa ser artesanos de comunión, tejedores de unidad en todos los ámbitos; no por una estrategia, sino por el Evangelio».

Europa «enferma de cansancio» vuelva a encontrar el rostro de Jesús 

Y es que «este amor divino, misericordioso y sorprendente» que «es la novedad permanente del Evangelio», proclama el Santo Padre, exige «de nosotros, decisiones sabias y audaces, hechas en nombre de la ternura loca con la que Cristo nos ha salvado».

Ayudemos a la Europa de hoy, «enferma de cansancio, a volver a encontrar el rostro siempre joven de Jesús y de su esposa. Para que esta belleza imperecedera se vea, no podemos más que darlo todo y darnos totalmente», ha concluido.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa