Revista Ecclesia » El Papa insta a los juristas católicos a proteger a los más débiles para revertir la cultura del descarte
El Papa insta a los juristas católicos a proteger a los más débiles para revertir la cultura del descarte
El Papa con los miembros de la Asociación de Juristas Católicos Italianos / Santa Sede.
Destacada Santa Sede Última hora

El Papa insta a los juristas católicos a proteger a los más débiles para revertir la cultura del descarte

El Papa Francisco insta a los juristas católicos a proteger a los más débiles y revertir así la cultura del descarte que impera hoy en la sociedad. Lo hizo ayer viernes, 10 de diciembre, en el discurso que dirigió a los miembros de la Unión de Juristas Católicos Italianos, que acaban de celebrar su 70º Congreso Nacional de Estudios. El tema del mismo ha sido: «Los últimos. La protección jurídica de los débiles».

«El papel del jurista católico, cualquiera que sea su función, como consultor, abogado o juez, es (…) contribuir a la protección de la dignidad humana de los débiles afirmando sus derechos», les dijo el Papa. Porque «incluso los últimos, los indefensos y los débiles tienen derechos que deben ser respetados y no pisoteados».

Para el Santo Padre, nunca antes como ahora ha sido tan necesario «afirmar y defender los derechos de los más débiles», pues vivimos —dice— «dentro de un sistema económico y social que pretende incluir la diversidad pero que en realidad excluye sistemáticamente a los que no tienen voz».

«Los que no tienen capacidad de gastar y consumir parecen no valer nada»

«Los derechos de los trabajadores, de los inmigrantes, de los enfermos, de los niños no nacidos, de los moribundos y de los más pobres —insiste Francisco— son cada vez más ignorados y negados en esta cultura del descarte. Los que no tienen capacidad de gastar y consumir parecen no valer nada. Pero negar los derechos fundamentales, negar el derecho a una vida digna, a los cuidados físicos, psicológicos y espirituales, a un salario justo, es negar la dignidad humana. Lo estamos viendo: cuántos jornaleros son —perdón por la palabra— “utilizados” para recoger fruta o verdura, y luego se les paga miserablemente y se les echa, sin ninguna protección social».

El Papa insta a reconocer y proteger los derechos de los más débiles, garantizándolos en la práctica, porque esto «es lo que nos hace humanos». Esos derechos, además, no proceden de «ninguna concesión gubernamental», sino que son inherentes a la persona. «El respeto a las personas y a los derechos humanos, sobre todo en el continente que no deja de promoverlos en el mundo, debe salvaguardarse siempre, y la dignidad de cada persona debe estar por encima de todo», señala citando las palabras que pronunció el pasado 5 de diciembre en su visita al centro de acogida de refugiados de Mitilene (Grecia).

«Los abusos, la violencia, la negligencia y las omisiones no hacen sino aumentar la cultura del descarte. Y los que no tienen protección siempre serán marginados», añade.

El congreso nacional de la Unión de Juristas Católicos Italianos comenzó el jueves día 9 y se clausura hoy sábado. Ha tenido lugar en el Instituto Patrístico Augustinianum y en la Universidad Lumsa. En la jornada inaugural el secretario de Estado, cardenal Parolin, se hizo presente a través de un videomensaje en el que recordó el sueño de Francisco de «una Iglesia inquieta, cada vez más cercana a los abandonados, a los olvidados, a los imperfectos».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas