Revista Ecclesia » El Papa Franicsco a una delegación musulmana: “El trabajo más importante es escucharnos”
Internacional

El Papa Franicsco a una delegación musulmana: “El trabajo más importante es escucharnos”

El Papa Franicsco a una delegación musulmana: “El trabajo más importante es escucharnos”

(RV).- Esta mañana, antes de la audiencia general, el Papa recibió en el Aula Pablo VI a una delegación de Líderes Musulmanes de Gran Bretaña acompañados por el arzobispo de Westminster, el cardenal Vincent Nichols y por el cardenal Jean-Louis Tauran, Presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, presentes en Roma en ocasión de un encuentro que afronta tres desafíos: integración, educación y violencia.

Después de darles con alegría la bienvenida, les dijo:

“Me gusta pensar que el trabajo más importante que nosotros debemos hacer hoy entre nosotros, en la humanidad, es el trabajo “de la oreja”: escucharnos. Escucharnos, sin apuro de dar la respuesta. Acoger la palabra del hermano, de la hermana y pensar después a dar la respuesta. La capacidad de escucha, esto es tan importante. Es interesante: cuando las personas tienen esta capacidad de escucha, hablan con un tono bajo, tranquilo. En cambio, cuando no la tienen, hablan fuerte y gritan incluso.

Entre hermanos, todos nosotros debemos hablar, escucharnos y hablar despacio, tranquilos, buscar juntos el camino. Y cuando se escucha y se habla, ya se está en el camino.

Les agradezco por este camino que están haciendo y pido a Dios Omnipotente y misericordioso que los bendiga. Y les pido que recen por mí. Muchas gracias”.

(MCM-RV, 5-4-2017)

Foto: Representantes musulmanes de Gran Bretaña junto al cardenal arzobispo de Westminster, Vincent Nichols en Roma. – AP



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada semana, en tu casa