Coronavirus Santa Sede

El Papa Francisco: «Hay que perdonar desde el corazón»

El Papa Francisco desde Santa Marta continúa ofreciendo las Eucaristías por todos los afectados por el coronavirus. En la mañana de hoy, ha dedicado la misa a los ancianos que, en tiempos de restricciones, son uno de los colectivos que más sufren la distancia de sus seres queridos: «Quisiera que hoy oremos por los ancianos que sufren este momento de una manera especial, con una gran soledad interior y, a veces, con tanto miedo». El santo Padre, que siempre ha tenido predilección por el colectivo de los abuelos, ha animado a los jóvenes a buscar el sentido de la vida en su ejemplo: «Las palabras de los abuelos tienen algo especial para los jóvenes. La fe también se transmite a través del testimonio de los ancianos que han hecho la levadura de su vida». Por eso ha pedido que «Oremos al Señor para que esté cerca de nuestros abuelos, nuestras abuelas y les dé fuerzas. Nos dieron sabiduría, vida, historia. Nosotros también estamos cerca de ellos en la oración».

Por otro lado, haciendo referencia al Evangelio del día, el papa ha abordado el tema del perdón a través del ejemplo de Pedro cuando pregunta a Jesús cuántas veces es legítimo perdonar a los demás. «No es fácil», ha reconocido Francisco, que ha recordado que «hay personas que viven condenando a las personas». La generosidad de Jesús nos enseña que para entrar en el cielo debemos perdonar. Es más, nos dice: «¿Vas a Misa?– Sí – Pero cuando vas a Misa acuérdate de tu hermano que tiene algo contra ti, y reconcíliate primero; no vengas a mí con el amor hacia mí en una mano y el odio para con tu hermano en la otra. Coherencia del amor. Perdonar. Perdonar de corazón».
«Dios no vino a condenar sino a perdonar y es capaz de hacer fiesta por un pecador que se acerca, olvidando todo el mal que hemos hecho. Algunos dicen que es la enfermedad de Dios: no tener memoria, es capaz de perder la memoria de todos nuestros pecados y sigue adelantó», ha explicado. Para terminar, ha recordado que Dios nos pide hacer lo mismo: «Aprender a perdonar, no continuar con la cruz del odio».

Al finalizar la misa, el Pontífice ha expuesto el Santísimo Sacramento y ha rezado en silencio durante unos minutos para concluir bendiciendo con la custodia.

Print Friendly, PDF & Email