El Papa Francisco a Estados Unidos Especiales Ecclesia Papa Francisco

El Papa Francisco se reúne en Filadelfia con víctimas de pederastia

El Papa Francisco se reúne en Filadelfia con víctimas de pederastia

Comunicado del P. Lombardi, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, sobre el encuentro del Papa con víctimas de abuso sexual

Esta mañana entre las 8 y las 9 horas, junto al Seminario San Carlos Borromeo, el Papa Francisco ha recibido a algunas víctimas de abuso sexual, por parte de algunos miembros del clero o de miembros de sus familias o sus educadores. Se ha tratado de 5 personas -3 mujeres y 2 hombres- que han padecido abusos cuando eran menores de edad; cada uno de ellos estaba acompañado por una familiar o una persona de apoyo. El grupo estaba acompañado por el cardenal Seán Patrick O’Malley, arzobispo de Boston y presidente de la comisión creada por el Papa para la tutela de los menores, por el arzobispo de Filadelfia, Mons. Charles Chaput y por el obispo Fitzgerald, responsable de la oficina de la Diócesis Filadelfia para la protección de menores. El Papa se ha entretenido con los visitantes escuchando sus testimonios y dirigiéndoles algunas palabras en común y después saludándoles personalmente. Ha rezado con ellos. Ha manifestado su participación en su sufrimiento, su dolor y vergüenza en concreto con el caso de las heridas cometidas por miembros del clero o colaboradores eclesiales. Ha renovado el empeño suyo y de la Iglesia, para que todas las víctimas sean escuchadas y tratadas con justicia, los culpables sean castigados y los crímenes de abuso sean combatidos con una eficaz obra de prevención en la Iglesia y en la sociedad. El Papa ha agradecido a las víctimas por su contribución esencial para restablecer la verdad e iniciar el camino del restablecimiento. El encuentro ha durado cerca de media hora y ha terminado con la bendición del Santo Padre.

Palabras del Papa Francisco a los obispos, tras el encuentro con las vícticas de abusos sexuales

«Llevo grabado en mi corazón las historias, el sufrimiento y el dolor de los menores que fueron abusados sexualmente por sacerdotes. Continúa abrumándome la vergüenza de que personas que tenían a su cargo el tierno cuidado de estos pequeños, les violaran y les causaran graves daños. Lo lamento profundamente. Dios llora.

Los crímenes y pecados de los abusos sexuales a menores no pueden ser mantenidos en secreto por más tiempo. Me comprometo a la celosa vigilancia de la Iglesia para proteger a los menores y prometo que todos los responsables rendirán cuentas.

Ellos, supervivientes de abuso, se han convertido en verdaderos heraldos de esperanza y ministros de la misericordia. Humildemente les debemos a cada uno de ustedes y a sus familias nuestra gratitud por su inmenso valor para hacer brillar la Luz de Cristo sobre el mal del abuso sexual de menores.»

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.