Papa Francisco

El Papa Francisco recibe a los obispos de Malí

El Papa agradece a los obispos de Malí su salvaguardia del diálogo interreligioso

La convivencia pacífica entre los fieles de distintas religiones, la salvaguardia del diálogo interreligioso, el compromiso común de cristianos y musulmanes en la defensa del patrimonio cultural, la promoción de las mujeres y la consolidación de la familia, han sido algunos de los temas que el Papa Francisco ha abordado en el discurso que esta mañana ha entregado a los obispos de la Conferencia Episcopal de Malí al final de su visita ”ad Limina” y del que reproducimos a continuación amplios extractos:

”Quisiera dirigir vuestra atención hacia la persona de Cristo en la delicada situación que desde hace algunos años vive vuestro país que, entre otras, se enfrenta también con dificultades de seguridad. Esta situación ha perjudicado a veces la convivencia entre los diversos componentes de la sociedad, socavando también la armonía entre los hombres y mujeres de distintas religiones presentes en la tierra de Malí, rica de un pasado glorioso, sinónimo de tradiciones admirables, entre las que se cuentan la tolerancia y la cohesión. Doy gracias a vuestra Conferencia Episcopal por haber sabido, en este contexto delicado, preservar el espíritu del diálogo interreligioso. El compromiso conjunto de los cristianos y musulmanes para salvaguardar los tesoros culturales de Malí, sobre todo las grandes bibliotecas de Tombuctú, patrimonio la humanidad, es un ejemplo elocuente. A vuestro regreso, me gustaría que manifestaséis mi cercanía no solo a vuestros fieles, sino también a vuestros conciudadanos de todas las clases sociales y religiones, a los hombres y mujeres de buena voluntad que participan en la lucha contra la intolerancia y la exclusión”.

”En esta situación, las comunidades cristianas y sus pastores están llamados a dar un testimonio de fe todavía más incisivo, fundado en una aceptación incondicional de los valores del Evangelio. Ya seguís este camino a través de la traducción de la Biblia en las lenguas locales porque para vivir la Palabra de Dios y dar testimonio fiel primero debemos conocerla, frecuentarla asiduamente y asimilarla. En este sentido, los esfuerzos realizados en vuestras diócesis para la elaboración de nuevos manuales de catequesis deben ser bienvenidos: gracias a una formación sólida, los fieles enraizan aún más su vida en la fe y se fortalecen para resistir a todo lo que la amenaza”.

”A pesar de los graves problemas que tiene que afrontar, la Iglesia en Malí manifiesta un gran dinamismo en su obra de evangelización, salvaguardando siempre un profundo respeto por las conciencias. Los seguidores de Cristo crecen en número y fervor. Pero el testimonio cristiano en la familia necesita mayor coherencia: en vuestro contexto cultural también marcado por el divorcio y la poligamia, los católicos están llamados a anunciar concretamente a través de su testimonio el Evangelio de la vida y de la familia. También os animo a continuar vuestro trabajo pastoral prestando una atención particular a la situación de la mujer: promover el papel de la mujer en la sociedad y combatir cualquier abuso y violencia contra ella también es una forma de anunciar el Evangelio de Jesucristo que quiso nacer de una mujer, la Virgen María”.

”Si en cualquier Iglesia particular, la sinergia inspirada por la caridad es necesaria para asegurar su credibilidad, en vuestro contexto, la caridad y la unidad vividas dentro de la Iglesia constituyen uno de los presupuestos más importantes para el diálogo fructífero con otras religiones, en tanto que expresión de auténtico testimonio cristiano ? Y sería deseable que también se multiplicasen esos testimonios por parte de los miembros de otras religiones hacia nuestras comunidades cristianas ….Por otra parte el Evangelio vivido en su dimensión auténtica del amor al prójimo debe inspirar la pastoral social: la Iglesia está presente en Malí en el campo de la educación para la paz y vuestras comunidades cristianas contribuyen activamente a la promoción una verdadera reconciliación nacional. Mientras os felicito por vuestra sensibilidad pastoral en el campo de la promoción humana, sin consideraciones de carácter ético o religioso, quisiera rendir homenaje a los muchos cristianos que difunden la cultura de la solidaridad y la hospitalidad, especialmente para hacer frente a la violencia de la últimos años”.

”Queridos hermanos en el episcopado, fortalecidos por la promesa del Señor que prometió estar al lado de los suyos hasta el fin del mundo, estoy convencido de que a pesar de las dificultades en su camino, la Iglesia en Malí sigue siendo un testimonio de esperanza y de paz”.

Ciudad del Vaticano, 7 de mayo 2015 (VIS).-

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email