Francisco durante la misa en Santa Marta
Coronavirus Santa Sede

El Papa Francisco pide por la unidad de Europa en el día de su patrona

En el día de la celebración de la memoria de Santa Catalina de Siena, doctora de la Iglesia y patrona de Europa, el Papa Francisco ha pedido hoy en su misa diaria en Santa Marta por la unidad del viejo continente, «para que todos juntos podamos salir adelante como hermanos».

Por otro lado, durante su homilía, el Santo Padre ha reflexionado acerca del pecado y ha asegurado que «muchas veces, no tenemos una verdadera conciencia del pecado y decimos que somos pecadores igual que decimos buenos días, como algo social». Por eso nos pide concreción. «No puedes ir a confesarte de tus pecados de modo ligero, general, no, hay que ser concreto: he hecho esto, he dicho esto, he pensado esto. Lo concreto es lo que me hace sentir pecador de verdad. Las mentiras son como el aire, no las puedes agarrar. La verdad es concreta».

El Pontífice ha hecho referencia a la carta del apóstol Juan y ha hablado «de luz y tinieblas, mentira y verdad, pecado e inocencia. El apóstol llama a lo concreto y dice que no podemos estar en comunión con Jesús y caminar en las tinieblas. Es una cosa u otra. El gris no es bueno, porque el gris te hace ver que caminas hacia la luz porque no estás en las tinieblas y esto te tranquiliza. El gris es muy traicionero. O es un cosa o la otra».  «La concreción te lleva a la humildad -ha dicho-. Decir que somos pecadores es algo abstracto. Lo importante es que nosotros pongamos nombre a los pecados que cometemos. Que sean concretos, porque si le damos muchas palabras terminaremos en las tinieblas».

El Papa ha insistido en que «hay personas que dicen las cosas de una manera acartonada, que se sabe y no se sabe lo que está diciendo. Y esto no está bien. Tenemos  que ser como los pequeños, que dicen lo que sienten, dicen lo que piensan. Tenemos que tener la libertad de poder decirle al Señor las cosas como son: Señor he pecado. Tener esta sabiduría de ser concretos, porque el diablo quiere que vivamos en la tibieza y al Señor no le gustan los tibios. Ser concretos para no ser mentirosos».

«El Señor nos perdona cuando estamos arrepentidos – ha finalizado-. Es tan fácil la vida espiritual, y nosotros la complicamos. Pidamos al Señor la gracia de la simplicidad. Transparencia. Que nos dé la gracia de saber quienes somos frente a Dios».

Print Friendly, PDF & Email