Revista Ecclesia » El Papa Francisco a los obispos de Sri Lanka les pide trabajar por la reconciliación
sri lanka

El Papa Francisco a los obispos de Sri Lanka les pide trabajar por la reconciliación

El Papa Francisco a los obispos de Sri Lanka les pide trabajar por la reconciliación

Asegurando sus oraciones y cercanía especial a todo el pueblo de Sri Lanka, con su exhortación a la reconciliación, a la reconstrucción y a la esperanza cristiana, después tantos años de lucha y derramamiento de sangre, el Papa Francisco – en el discurso entregado a los prelados de la Conferencia Episcopal de esta nación asiática, al final de su Visita ad Limina Apostolorum, este sábado – recuerda con afecto el encuentro que mantuvo con la comunidad cingalesa en Italia, con motivo del 75 aniversario de la consagración de su país a la Virgen María.

El Papa desea hacer llegar una palabra de paternal consuelo a todos aquellos que han perdido a sus seres queridos durante la guerra y alienta a los Obispos de Sri Lanka a perseverar en su apostolado, misión y anhelo de promover el respeto de los derechos humanos de todos sin distinción, y de impulsar la superación de las tensiones étnicas que aún perduran.

Recordando luego que la Iglesia católica, también en esta nación asiática, desea trabajar con los diversos elementos de la sociedad – cingaleses y tamiles – para promover la armonía, el Obispo de Roma reitera la importancia del diálogo y de la libertad religiosa, lamentando los extremismos y los actos de violencia e intimidación, perpetrados en nombre de un falso sentido de unidad nacional.

Sin olvidar los importantes temas de la educación y la salud, la asistencia a los numerosos desplazados, así como de la familia, que abarca la realidad de los matrimonios mixtos y de las obras de caridad, que realiza la Iglesia en Sri Lanka – como fue y no sólo ante la tragedia del tsunami en 2004 – el Papa Francisco alienta asimismo a seguir impulsando el diálogo interreligioso y ecuménico.

«Ser Iglesia es ser Pueblo de Dios, de acuerdo con el gran proyecto de amor del Padre. Esto implica ser el fermento de Dios en medio de la humanidad. Quiere decir anunciar y llevar la salvación de Dios en este mundo nuestro, que a menudo se pierde, necesitado de tener respuestas que alienten, que den esperanza, que den nuevo vigor en el camino», reitera el Obispo de Roma a los prelados de Sri Lanka, haciendo hincapié en que «la Iglesia tiene que ser el lugar de la misericordia gratuita, donde todo el mundo pueda sentirse acogido, amado, perdonado y alentado a vivir según la vida buena del Evangelio» (Evangelii Gaudium 114).



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa