Revista Ecclesia » El Papa Francisco en la Santa Misa de la Jornada Mundial de los Pobres: «Jesús quiere que seamos convertidores del bien»
Destacada Santa Sede Última hora

El Papa Francisco en la Santa Misa de la Jornada Mundial de los Pobres: «Jesús quiere que seamos convertidores del bien»

Esta mañana ha tenido lugar la Santa Misa de la Jornada Mundial de los Pobres. La Eucaristía, presidida por el Papa Francisco desde la Basílica de San Pedro en el Vaticano.

 

En su homilía de la Santa Misa con motivo de la V Jornada Mundial de los Pobres en la Basílica de San Pedro, Francisco pidió a todos los cristianos que no se aparten de los más débiles. Además, afirmó que «la esperanza que nace del Evangelio, en efecto, no consiste en esperar pasivamente que las cosas mejoren mañana, esto no es posible, sino en concretar hoy la promesa de salvación de Dios. Hoy, todos los días. La esperanza cristiana no es el optimismo dichoso, o más bien diría el optimismo adolescente, de los que esperan que las cosas cambien y mientras tanto siguen haciendo su vida, sino que es construir cada día, con gestos concretos, el Reino de amor, de justicia y de fraternidad que inauguró Jesús».

Nunca podremos hacer el bien sin pasar por la compasión

«Nunca podremos hacer el bien sin pasar por la compasión. A lo sumo haremos cosas buenas, pero que no tocan el camino cristiano porque no tocan el corazón. Lo que nos llega al corazón es la compasión: nos acercamos, sentimos compasión y hacemos gestos de ternura. Precisamente al estilo de Dios: cercanía, compasión y ternura. Esto es lo que nos pide hoy».

Necesidad de organizar la esperanza

“A nosotros, especialmente a los cristianos, nos corresponde organizar la esperanza: esa hermosa expresión de Tonino Bello, organizar la esperanza, traducirla en la vida concreta de cada día, en las relaciones humanas, en el compromiso social y político. Me hace pensar en la labor que hacen muchos cristianos con las llamadas obras de caridad, la labor de la Limosnería Apostólica: pero ¿qué se hace ahí? La esperanza está organizada. No das una moneda, no: organizas la esperanza. Esta es una dinámica que la Iglesia nos pide hoy.”

Los cristianos deben ser convertidores del bien

“No hace falta hablar de los problemas, polemizar, escandalizarse -todos sabemos hacerlo-; hay que imitar a las hojas, que discretamente transforman el aire sucio en aire limpio cada día. Jesús quiere que seamos “convertidores del bien”: personas que, inmersas en el aire pesado que todos respiran, respondan al mal con el bien. Personas que actúan: parten el pan con los hambrientos, trabajan por la justicia, levantan a los pobres y les devuelven su dignidad, como hizo aquel samaritano.”



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa