Revista Ecclesia » El Papa Francisco en la Santa Misa de hoy: «Al contemplar el corazón de Cristo, podemos guiarnos por tres palabras: recuerdo, pasión y consuelo»
Santa Sede Última hora

El Papa Francisco en la Santa Misa de hoy: «Al contemplar el corazón de Cristo, podemos guiarnos por tres palabras: recuerdo, pasión y consuelo»

Esta mañana el Papa Francisco ha celebrado la Santa Misa con ocasión del 60º aniversario de la inauguración de la Facultad de Medicina y Cirugía de la Universidad Católica del Sagrado Corazón. El acto se ha desarrollado en el Policlínico Agostino Gemelli de Roma. 

En su homilía, el Papa tras recordar la conmemoración del «don de esta sede de la Universidad Católica», compartió con los participantes en esta Eucaristía algunas reflexiones sobre su nombre. «Al contemplar el corazón de Cristo, podemos guiarnos por tres palabras: recuerdo, pasión y consuelo».

Recuerdo

«Recordar significa volver con el corazón. El Corazón de Cristo nos hace volver a lo que ha hecho por nosotros, nos muestra a Jesús ofreciéndose a sí mismo, lo que significa el compendio de su misericordia. Mirándolo, como hace Juan en el Evangelio, es natural recordar su bondad, que es gratuita e incondicional, no depende de nuestras obras. Y nos conmueve».

Pasión

«El Corazón de Cristo no es una devoción piadosa para sentir un poco de calor en el interior, no es una imagen tierna que despierte afecto. Es un corazón apasionado, herido de amor, desgarrado por nosotros en la cruz».

Consuelo

«Indica una fuerza que no viene de nosotros, sino de los que están con nosotros. Jesús, el Dios-con-nosotros, nos da esta fuerza, su corazón nos da valor en la adversidad. En este tiempo de pandemia nos hemos descubierto más pequeños y frágiles. A pesar de los tantos avances, esto también es evidente en el campo de la medicina, con tantas enfermedades raras y desconocidas, cuánto esfuerzo se necesita para estar al día con las patologías, las estructuras de tratamiento, un servicio de salud que sea realmente lo que debe ser, para todos».

Francisco ha finalizado su intervención exponiendo que “Jesús abra los corazones de los que cuidan a los enfermos a la colaboración y la cohesión. A tu corazón, Señor, encomendamos nuestra vocación de curar: haznos sentir querida a cada persona que se acerca a nosotros con necesidad».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa