Revista Ecclesia » El Papa Francisco en el 70º aniversario de la Organización Internacional para las Migraciones: «La falta básica de respeto humano en las fronteras nos minimiza a todos en nuestra ‘humanidad’»
Destacada Última hora

El Papa Francisco en el 70º aniversario de la Organización Internacional para las Migraciones: «La falta básica de respeto humano en las fronteras nos minimiza a todos en nuestra ‘humanidad’»

El cardenal Parolin ha leído el mensaje del Papa Francisco por el 70º aniversario de la Organización Internacional para las Migraciones: «Cuantas más vías legales existan, menos probable será que los migrantes se vean arrastrados por las redes criminales de los traficantes de personas o por la explotación y los abusos durante el contrabando».

El Santo Padre envía un mensaje a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), principal organización intergubernamental en el ámbito de las migraciones con sede en Ginebra, que celebra su 70º aniversario. La Santa Sede es miembro de la organización desde hace diez años.

No perder de vista el rostro humano de la migración

«¿Cómo se puede explotar el sufrimiento y la desesperación para avanzar o defender agendas políticas? ¿Cómo pueden prevalecer las consideraciones políticas cuando está en juego la dignidad de la persona humana? La falta básica de respeto humano en las fronteras nacionales nos minimiza a todos en nuestra ‘humanidad’»

Cambiar el punto de vista

«En definitiva, la migración no es sólo una historia de migrantes sino de desigualdades, de desesperación, de degradación del medioambiente, de cambio climático, pero también de sueños, de coraje, de estudios en el extranjero, de reunificación familiar, de nuevas oportunidades, de seguridad y protección, y de trabajo duro pero decente». «Tenemos que evitar una tentación muy común hoy en día: descartar todo lo que resulta molesto. Esa es precisamente la ‘cultura del descarte’ que tantas veces he denunciado».

Amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos

Francisco recuerda que «en la mayoría de las principales tradiciones religiosas, incluso el cristianismo, encontramos la enseñanza que nos exhorta a tratar a los demás como queremos que nos traten a nosotros y a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos».

«¿Qué beneficios aportan los migrantes a las comunidades que los acogen y cómo las enriquecen? Por un lado, en los mercados de los países de ingresos medio-altos, la mano de obra migrante es muy demandada y bienvenida como forma de compensar la falta de mano de obra. Por otro lado, los migrantes suelen ser rechazados y sometidos a actitudes resentidas por muchas de sus comunidades de acogida».

Dignidad humana

«La mayoría de las personas que pueden vivir decentemente en sus propios países de origen no se sentirían obligadas a emigrar de forma irregular. Nunca debemos olvidar que no se trata de estadísticas, sino de personas reales con sus vidas en juego».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas