Santa Sede Última hora

El Papa Francisco dona por Navidad 4000 pruebas de coronavirus a los «sin techo» de Roma

El Papa Francisco ha donado 4000 hisopos para la detección de  la covid-19 para los que viven en la calle de la capital italiana. La iniciativa, aprobada por la limosinería Apostólica, será llevada a cabo por la asociación Medicina Solidaria gracias a la colaboración del IFO San Gallicano y Roma Capitale.

Con motivo de la Navidad, el Santo Padre ha querido facilitar el acceso al diagnóstico a las personas sin hogar de la capital, gracias a un acuerdo con Roma Capitale.

“Desde Medicina Solidale un sincero agradecimiento al Papa Francisco y al Cardenal Limosnero. Konrad Krajewski por todo lo que ha sido posible hacer gracias a ellos para proteger a los más vulnerables, incluyendo el diagnóstico de Covid, que ha hecho posible la recepción en instalaciones dedicadas a las personas que estaban en la calle”,  ha segurado la asociación.

Almuerzo para los más vulnerables

Además, cabe recordar, que el Papa abrió un ala del vaticano como residencia para los sin techo en la Plaza de San Pedro en Roma en Navidad del año pasado. Carlo Santoro, director del Palacio Migliori de la Comunidad San Egidio ha explicado que “muchos pobres encontraban en este almuerzo navideño de la comunidad de San Egidio un vínculo único con la gente, no solo con los pobres, sino que es un vínculo muy fuerte para nosotros también, porque es una reunión familiar para los que no tienen familia, para los que se quedaran solos el día de Navidad “.

Esta transición a una nueva vida es aún más importante hoy, en la era covid-19, especialmente para las personas sin hogar sin asistencia médica: “En este momento, en que s muy difícil acceder al sistema de salud por la pandemia, este aspecto es más importante que nunca. Tienen miedo de ir al hospital y muchos servicios hospitalarios están cerrados. Por lo tanto, podemos evitar accesos innecesarios a las salas de emergencia, cuando sea posible. Desgraciadamente, estamos viviendo en esta situación, donde todos los hospitales están realmente dedicados a la Covid. Tan solo el último mes, tres personas murieron solas en la calle, justo aquí a la vuelta de la esquina, y ninguna por covid, sino porque se habían quedado solas”.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME