Revista Ecclesia » El Papa Francisco convoca el Año Jubilar Celestino
jubilar-celestino

El Papa Francisco convoca el Año Jubilar Celestino

El Papa Francisco convoca el Año Jubilar Celestino

La convocación del Año Jubilar Celestino en la Plaza de la Catedral de Isernia fue el último acto de la visita del Papa Francisco a la región italiana de Molise; la cuna del ermitaño Pietro da Morrone, el futuro papa San Celestino V (1209, 25- 1296), elegido en el Cónclave de 1292- 1294 y que tras cinco meses en el solio pontificio renuncio al papado para regresar a su vida de eremita.

Francisco se dirigió a los ciudadanos de Isernia partiendo del sitio donde se encontraban: la plaza principal de la ciudad. ‘La plaza -observó. es el lugar donde nos encontramos como ciudadanos, y la catedral es el lugar donde nos encontramos con Dios, escuchamos su palabra, para vivir como hermanos; hermanos y ciudadanos. En el cristianismo no hay oposición entre lo sagrado y lo profano, en este sentido: ciudadanos y hermanos”.

”Hay -prosiguió- una idea que me ha llamado la atención, pensando en el legado de San Celestino V. Él, como San Francisco de Asís, tuvo un fuerte sentido de la misericordia de Dios, y del hecho de que la misericordia de Dios renueva el mundo. Pietro del Morrone, como Francisco de Asís, conocían muy bien la sociedad de su tiempo, con su gran pobreza. Estaban muy cerca de la gente, del pueblo. Tenían la misma compasión de Jesús por muchas personas, por los cansados y los oprimidos; pero no se limitaban a dispensar un buen consejo, o consuelos piadosos. Ellos, en primera persona, emprendieron una vida contracorriente, optaron por confiar en la providencia del Padre, no sólo como una ascesis personal, sino como un testimonio profético de una paternidad y una fraternidad, que son el mensaje del Evangelio de Jesucristo.

”Y siempre me llama la atención que siendo tan compasivos con su gente, tuvieran necesidad de dar al pueblo su mayor riqueza; la misericordia y el perdón del Padre: “Perdonanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.” En las palabras del Padre Nuestro, hay un todo plan de vida, basado en la misericordia. La misericordia, la indulgencia, el perdón de las deudas, no es sólo algo devocional, interior, un paliativo espiritual.. ¡No! Es la profecía de un mundo nuevo…. en el que los bienes de la tierra y del trabajo se distribuyan ecuamente y nadie se vea privado de lo necesario porque la solidaridad y el compartir son la consecuencia concreta de la fraternidad. Estos dos santos dieron ejemplo. Sabían que, como clérigos – uno era un diácono, otro obispo, el obispo de Roma – ambos tenían que dar ejemplo de pobreza, de misericordia y de despojamiento total de sí mismos”.

”He aquí, pues es el significado de una nueva ciudadanía, que tanto sentimos aquí, en esta plaza frente a la catedral, desde la que nos habla la memoria de San Pedro del Morrone , Celestino V. Este el significado , tan actual del Año Jubilar, de este año jubilar Celestino que a partir de este momento declaro abierto , y durante el cual la puerta de la misericordia de Dios estará abierta de par en par para todos. No es una fuga, no es una evasión de la realidad y de sus problemas: Es la respuesta que viene del Evangelio: el amor como una fuerza de la purificación de las conciencias, una fuerza de la renovación de las relaciones sociales, una fuerza de proyectos de economía diversa, que se centra en la persona, en el trabajo, en la familia, antes que en el dinero y las ganancias”.

”Todos somos conscientes -recalcó- de que este no es el camino del mundo; No somos soñadores, ni ilusos, ni tampoco queremos crear oasis fuera del mundo . Por el contrario, creemos que este es un camino bueno para todos; es el camino que realmente nos acerca a la justicia y la paz. Pero también sabemos que somos pecadores, que nosotros, en primer lugar, estamos siempre estamos tentados a no seguir este camino y conformarnos a la mentalidad del mundo, a la mentalidad del poder , a la mentalidad de la riqueza. Por eso, confiamos en la misericordia de Dios, y nos comprometemos a lograr con su gracia frutos de conversión y hacer obras de misericordia. Estas dos cosas: arrepentirse y hacer obras de misericordia son el lema de este año, de este Año Jubilar Celestino este año.¡Que la Virgen María, Madre de la Misericordia, nos acompañe y sostenga siempre en este camino!”.

Con la convocación del Año Jubilar terminó la visita del Santo Padre a Molise. Francisco emprendió en helicóptero a las 19,30 el regreso al Vaticano donde aterrizó a las 20,15.

Ciudad del Vaticano, 5 de julio 2014 (VIS).-



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa