Revista Ecclesia » El papa Francisco condena el asesinato de Fernando Villavicencio, candidato presidencial en Ecuador
Exequias del candidato presidencial Fernando Villavicencio en Quito (Ecuador). Foto: EFE / José Jácome.
Mundo

El papa Francisco condena el asesinato de Fernando Villavicencio, candidato presidencial en Ecuador

La archidiócesis de Guayaquil ha iniciado una novena de oración de cara a las elecciones anticipadas del próximo domingo

El papa Francisco ha condenado este sábado «con todas sus fuerzas» el asesinato del candidato a presidente de Ecuador a manos de unos desconocidos tras participar en un acto de campaña electoral.

En un telegrama enviado por el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, al arzobispo de Quito, Alfredo José Espinoza Mateus, el Pontífice ha lamentado «la violencia injustificada» y hecho un llamamiento «a todos los ciudadanos y las fuerzas políticas para unirse en un esfuerzo común en favor de la paz».

Asimismo, ha hecho llegar a la familia del difunto y a todo el pueblo ecuatoriano «su profundo pésame» y encomienda el eterno descanso de Villavicencio a Nuestra Señora del El Quinche. En el texto, ha incluido la bendición apostólica, «como signo de fe y esperanza en Cristo resucitado».

Días atrás, la Conferencia Episcopal Ecuatoriana ya había condenado este crimen y «toda forma de violencia desatada en los diferentes niveles de la sociedad».

«Ratificamos nuestro firme compromiso de orar y trabajar por la paz, basada en la libertad, en la justicia y en la verdad», habían sentenciado.

Precisamente, la archidiócesis de Guayaquil tiene en marcha una campaña nacional de oración, titulada 9 días por Ecuador, como preparación para las elecciones anticipadas del próximo domingo. El texto de esta novena preparado para la ocasión incluye una intención para cada día, una reflexión y una intercesión.

«Renovamos nuestro llamado a una nueva política, centrada en los principios morales y no en las últimas encuestas; centrada en las necesidades de los pobres y los vulnerables, y no en las contribuciones de los ricos y poderosos; y en la búsqueda del bien común, y no en las exigencias de intereses especiales», recoge el documento.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada mes, en tu casa