Iglesia en España Nacional

El Papa Francisco con la Iglesia de Ávila con monseñor Gil Tamayo y monseñor García Burillo

D. José María agradece al Papa Francisco la gracia del Año Jubilar Teresiano

Unos minutos han bastado para visibilizar la comunión del Papa Francisco con la Iglesia de Ávila, durante su saludo esta mañana con Mons. Gil Tamayo y Mons. García Burillo. Un encuentro que nuestro Obispo ha calificado como “muy entrañable”. Tanto Mons. Gil Tamayo como el Obispo emérito de Ávila, Mons. García Burillo, han podido saludar personalmente al Santo Padre al término de la Audiencia General, celebrada hoy en el Aula Pablo VI. “Le hemos agradecido la creación del Año Jubilar, que ya queda como herencia permanente de Francisco en la diócesis de Ávila”, señala D. José María.

De nuevo, sobre la mesa, una posible y deseada visita del Pontífice: “Le hemos dicho que sigue abierta la invitación para venir y visitar Ávila. Él se ha reído, y no nos ha dicho que no. Con lo cual, estamos en Adviento, vamos a agarrarnos a la esperanza”.

Un mensaje del Papa también para las carmelitas, a quienes les traslada a través del Obispo un saludo especial y unas palabras de aliento por el “fomento de vocaciones y la generosidad, para que desde Ávila puedan salir vocaciones, también desde los propios monasterios, habiendo tomado en ellos la esencia de Santa Teresa”.

La conversación también ha transcurrido por el terreno de lo personal, “porque nos conoce a los dos, a nuestra labor”. E incluso, ha habido tiempo para las bromas, cuando D. Jesús ha comentado al Papa “que la diócesis ha ganado peso, porque, evidentemente, la diferencia de peso entre el Obispo emérito y el nuevo Obispo es evidente”, según contaba un sonriente D. José María, quien confiesa que, tras esta anécdota, los tres han acabado riendo juntos.

Por su parte, D. Jesús destacaba el tiempo tan prolongado que han podido disfrutar junto al Papa (“es un poco más largo de lo habitual”). “Nos ha escuchado como siempre, con la sonrisa de siempre, en una comunión honda con Ávila, con todo lo que significa el Carmelo, Santa Teresa, pero también toda la gente sencilla que reza por él”. Tiene claro Mons. García Burillo la cercanía del Papa con Ávila: “Yo le he dicho muchas veces que, aunque no ha venido físicamente, nos ha mandado cuatro mensajes, que son muchos, más una carta escrita por él, autógrafa. Podemos estar muy satisfechos. Ávila debe dar gracias al Señor y debe de promover también las propuestas pastorales que hemos hecho: ‘andar alegres sirviendo’, que es la síntesis que el mismo Papa nos ha sugerido, y que a mí me parece que es el momento de que nosotros podamos aplicarlo a la realidad de nuestra vida”.

Unas declaraciones que ambos prelados han ofrecido a nuestra compañera Eva Fernández, corresponsal de COPE en el Vaticano, al término de la Audiencia General.

AÑO JUBILAR

Tras los saludos protocolarios, D. José María y D. Jesús han presentado al Santo Padre a la delegación de Ávila que estaba presente en los primeros bancos del Aula Pablo VI. Una delegación compuesta por el alcalde de Ávila (José Luis Rivas), la primera Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Ávila (Patricia Rodríguez), el Teniente de Alcalde de Turismo y Patrimonio y coordinador municipal del Año Jubilar Teresiano (Héctor Palencia), así como el Prior del convento de la Santa y coordinador de la Orden del Carmelo para el Año Jubilar (Padre David Jiménez).

Ellos han sido quienes han entregado al Pontífice una memoria con toda la programación llevada a cabo durante el primero de estos Jubileos (que se clausuró el pasado mes de octubre), así como un esbozo de los proyectos de futuro del siguiente Año Teresiano, previsto para 2023. Asimismo, le han hecho llegar sendas cartas de las monjas de clausura de los conventos de La Encarnación y San José, así como varios obsequios relacionados con Santa Teresa y la ciudad de Ávila.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email