Revista Ecclesia » El Papa Francisco clausura el Congreso de Santa Teresa: «Nuestra época de cambios tiene bastantes similitudes con la suya»
Papa Francisco Santa teresa
Destacada Iglesia en España Última hora

El Papa Francisco clausura el Congreso de Santa Teresa: «Nuestra época de cambios tiene bastantes similitudes con la suya»

«No estamos viviendo simplemente una época de cambios, sino un cambio de época, y en este sentido, nuestros días tienen bastantes similitudes con los del siglo XVI en que vivió Santa Teresa». Con estas palabras a través de un vídeo mensaje, el Papa Francisco ha sorprendido a los participantes del Congreso Internacional que conmemora los 50 años de la proclamación de Santa Teresa de Jesús como Doctora de la Iglesia, que se ha celebrado durante esta semana en Ávila.

En el vídeo, el Santo Padre ha querido clausurar estas jornadas en las que ha recordado que «como entonces, también ahora los cristianos estamos llamados a que, a través de nosotros, la fuerza del Espíritu Santo siga renovando la faz de la tierra, en la certeza de que, en el último término, son los santos quienes permiten que el mundo avance, aproximándose a su meta definitiva», ha expresado recordando sus palabras del pasado lunes, en la inauguración del Congreso, cuando invitó con una carta a profundizar en este testimonio.

En el vídeo, de más de doce minutos de duración, Francisco ha recorrido los aspectos fundamentales de la figura de la Santa y su «determinada determinación» de perseverar en la unión con Dios por la oración, y junto a Él, «ser capaces de alcanzar cualquier reto, porque en realidad sólo su compañía es la que desea nuestro corazón y la que nos otorga la plenitud y el gozo de los que hemos sido creados». Por último, el Papa ha recitado el «nada te turbe» de santa Teresa, «una conocida oración que les invito a rezar con frecuencia».

«Teresa es excepcional porque es santa»

El Pontífice ha destacado la santidad de Teresa de Jesús, a la que también estamos llamados todos los cristianos desde nuestro Bautismo. Un camino hacia la santidad que permitiría favorecer el cambio hacia «un estilo de vida más humano». Y eso es algo necesario en un momento como el actual, en el que «no estamos viviendo simplemente una época de cambios, sino un cambio de época», ha recordado el Papa, quien además ha comparado las similitudes de nuestros días con los que vivió la Santa en el siglo XVI. «Como entonces, también ahora los cristianos estamos llamados a que, a través de nosotros, la fuerza del Espíritu Santo siga renovando la faz de la tierra, en la certeza de que, en el último término, son los santos quienes permiten que el mundo avance».

«Los santos nos estimulan»

 En este momento crucial de nuestro tiempo, necesitamos hombres y mujeres santos, que aspiren a esa santidad, que no es sólo para algunos «especialistas de lo divino», sino que es la vocación de todos los creyentes. «Los santos nos estimulan y nos motivan, pero no están para que tratemos literalmente de copiarlos. La santidad no se copia. Cada uno de nosotros tiene su propio camino de santidad, de encuentro con el Señor», ha expresado el Papa.

De la misma forma, ha insistido en cómo, por medio de la oración, Santa Teresa se convirtió en esa mujer excepcional que hoy todos admiramos. «Una mujer creativa e innovadora». Desde la oración «descubrió el ideal de fraternidad que quiso hacer realidad en los conventos fundados por ella». Por eso, ha criticado el Pontífice las «peleítas» que ve en algunos conventos entre las religiosas.

«Amigos fuertes de Dios»

Francisco ha dedicado un apartado en su vídeo a la esperanza en medio de la dificultad. Una esperanza a la que accedemos por medio de la oración, que se hace ahora más necesaria que nunca. «Vivimos nosotros, como la doctora de la Iglesia, «tiempos recios», tiempos nada fáciles que necesitan amigos fuertes de Dios», nos recuerda el Papa. En este contexto, «la gran tentación es ceder a la desilusión, a la resignación, al funesto e infundado presagio de que todo va a salir mal. Ese pesimismo infecundo. Ese pesimismo de personas incapaces de dar vida. Algunas personas, asustadas por estos pensamientos, tienden a encerrarse, a refugiarse en pequeñas cosas».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa