Internacional

El Papa Francisco anima a la revolución de la ternura en charla TED

El Papa Francisco anima a la revolución de la ternura en charla TED

El Papa Francisco exhortó para que a través de la educación en la fraternidad y la solidaridad concreta se puede superar la cultura del descarte.

El Papa Francisco hizo una invitación al encuentro entre las personas, la solidaridad y animar la revolución de la ternura. Así lo manifestó este martes durante una sorpresiva participación en las conferencias TED (Tecnología, Entretenimiento y Diseño) que se celebró en Vancouver, Canadá y que tiene este año como tema: “El futuro eres tú”.

El Pontífice, a través de una video conferencia (www.youtube.com/watch?time_continue=100&v=36zrJfAFcuc), recordó que la existencia de cada persona está ligada a la de otro ser y que por ello, la vida debe estar impregnada por un permanente encuentro con las necesidades, carencias y dones que tiene cada individuo. Igualmente, hizo especial referencia para que este encuentro esté orientado a realidades como la de los migrantes, presos, jóvenes desempleados y personas enfermas.

“El futuro de la humanidad no está solo en las manos de los políticos, los grandes líderes, o las empresas, sino en las manos de personas que reconocen al otro con un tú y como parte de nosotros”
“Todos necesitamos de todos, ninguno es una isla y el futuro debe ser construido juntos”, aseguró el Papa, quien se dirigió a los participantes en italiano.

Inspirado en el pasaje bíblico del Buen Samaritano, el Papa llamó a la solidaridad, entendida como “una respuesta libre que nace del corazón de cada uno”, por ello explicó que para participar de la solidaridad es necesario la memoria, el coraje y la creatividad. “No bastan los buenos propósitos que solo sirven para tranquilizar conciencias, sino el amor requiere de una respuesta concreta e ingeniosa”, aseguró.

En esta misma tónica, invitó para que “el otro” no sea visto como un número o una estadística, “el otro tiene un rostro concreto, es un hermano a quien cuidar”, subrayó.

Durante su intervención, que duró cerca de 18 minutos, invitó reiteradamente a los participantes a trabajar juntos, a no dejar a las personas y a los pueblos “tirados por el camino” y recordar que cada uno es “precioso e irremplazable”.

“En la noche de conflicto que vivimos, cada uno puede ser una vela que nos recuerda la luz que prevalece sobre las tinieblas”, afirmó el máximo jerarca de la Iglesia.

Finalmente, animó a emprender una revolución de la ternura que se caracterice por el amor que se acerca y se hace concreto, que usa los sentidos para conocer las necesidades de las personas y del medio ambiente. “La ternura no es debilidad, sino fortaleza. Usa el amor y el corazón para acariciar al otro y cuidarlo”, concluyó.

Fuente: Conferencia Episcopal de Colombia

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.