El Papa Francisco a un grupo de jóvenes del hospital romano Bambino Gesú: «Acariciar a los enfermos es una medicina importante para un hospital»

El Papa Francisco a un grupo de jóvenes del hospital romano Bambino Gesú: «Acariciar a los enfermos es una medicina importante para un hospital»

El Santo Padre recibe a un grupo de jóvenes del hospital romano, ‘Bambino Gesú’

La función del hospital es curar a la gente, pero “existe el peligro de olvidarse que la medicina más importante solamente una familia puede dar: ¡las caricias!”. Una medicina muy costosa porque para tenerla hay que esforzarse y poner el corazón y todo el amor”.

Lo indicó el papa Francisco este lunes por la tarde en el Vaticano, al recibir a un grupo de jóvenes internados en el Hospital pediátrico ‘Bambino Gesú’ de Roma, acompañados por sus papás, la presidenta del Hospital, Mariella Enoc y el director de la RAI, Antonio Campo Dall’Orto.

Después de tomarse las fotografías de ocasión, los jóvenes le entregaron una tarjeta en la que escribieron: “Querido Francisco, gracias de habernos recibido, estamos contentos de estar aquí porque nos infundes esperanza y ánimo para el mañana. ¡Te queremos mucho, gracias!, los jóvenes del ‘Bambino Gesú‘”.

El Santo Padre lo leyó y les agradeció, por el libro y por la dedicatoria… Hay tantas historias y cada uno de ustedes tiene una historia. No solamente los niños enfermos sino también los médicos, los enfermeros, los visitantes, las familias…!

Así el Pontífice indicó dos puntos, uno recordando una visita anterior en la que le presentaron uno a uno a los jóvenes: “Percibí que más que un hospital esto es una familia”… y que “era más importante el nombre de la persona que su enfermedad, que se mencionaba al final, como un accidente, como algo secundario”.

Señaló también que instantes antes, la joven que habló se sentía un poco avergonzada y la directora como una mamá se le acercó y le dijo ‘ven’, dándole ánimo. “Y esta es la belleza de una familia, esto es bello”, dijo.

Reconoció entretanto que “entrar en un hospital provoca siempre miedo, me doy cuenta cuando me acerco a algunos pequeños, que al verme de blanco piensan que soy un médico que los vacuna y se ponen a llorar, pero cuando sienten dos caricias se tranquilizan”.

Y si bien indicó que la función del hospital es curar a la gente, “existe el peligro de olvidar la medicina más importante que solamente una familia puede dar: ¡las caricias!”, que “es una medicina muy costosa porque para tenerla hay que esforzarse y poner el corazón y todo el amor”.

Así el hospital se vuelve una familia y un testimonio humano. “Es un hospital católico para ser católico antes hay que ser humano, y ustedes dan testimonio humano, hoy”, concluyó.

Después de las presentaciones y las fotos, el Papa leyó una tarjeta que le entregó uno de los chicos:

«Querido Francisco, gracias por encontrarnos, estamos contentos por estar aquí, porque nos das esperanza y coraje para el mañana. ¡Te queremos mucho, gracias! Los chicos del Bambino Gesú»

El encuentro tuvo lugar en la salita del Aula Pablo VI, la tarde del lunes, y en él participaron también la Presidenta del mismo hospital, Mariela Enoc, y el Director de la Rai, radiotelevisión italiana, que transmite una serie titulada precisamente: «Los Chicos del Bambino Gesú», en la que los pequeños pacientes cuentan sus historias.

Agradeciendo el libro que le regalaron, con tantas fotos y vivencias, el Papa hizo hincapié en la importancia del clima familiar en un hospital, que percibió ya en un encuentro anterior, el 15 de diciembre:

«He percibido que más que un hospital es una familia, es una de las palabras que han dicho. Era más importante el nombre, la persona, y sólo al final se decía la enfermedad, pero como algo secundario. Hay familia ¿no?»

Reiterando la importancia de que un hospital, aun manteniendo su función sanitaria no descuide el clima familiar, el Papa contó que hay niños pequeños que cuando lo ven de cerca, vestido de blanco, se asustan porque creen que es un médico que les va a poner una vacuna. Pero, cuando él los acaricia, se tranquilizan:

«Existe el peligro de olvidar la medicina más importante, que sólo una familia puede dar: ¡las caricias! Es una medicina que cuesta mucho, porque para tenerla, para poderla hacer, hay que ponerle todo el corazón y el amor. ¡Y donde ustedes hay caricias! Las caricias de los médicos, de los enfermeros, de la Directora, de todos. Familia y comunidad, dos palabras que ustedes han repetido y por ello les quiero agradecer, porque el Bambino Gesú es un testimonio, un testimonio humano… humano. Es un hospital católico y para ser católico, primero tiene que ser humano. Y ustedes dan un testimonio humano hoy. Por favor vayan adelante por este camino siempre, crezcan en este camino».

(CdM – RV)

(from Vatican Radio)

El Papa Con Algunos Jóvenes Del Hospital Bambino Gesú (Osservatore @ Romano)

(ZENIT – Ciudad del Vaticano, 11 Abr. 2017).-

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.