Revista Ecclesia » El Papa Francisco a Radio Renascença: “Prefiero una Iglesia accidentada”

El Papa Francisco a Radio Renascença: “Prefiero una Iglesia accidentada”

El Papa a Radio Renascença: “Prefiero una Iglesia accidentada”

 (RV).- Tras la Visita “ad Limina Apostolorum” de los Obispos de Portugal, el Papa Francisco concedió una entrevista en días pasados a la emisora portuguesa “Radio Renascença”.

En su conversación con la periodista Aura Miguel, el Pontífice – hablando en nuestro idioma – se refirió a las dos preocupaciones que manifestó a los Obispos portugueses, a saber los jóvenes y la catequesis. De los jóvenes el Santo Padre afirmó que es necesario hacerlos crecer y, sobre todo, acompañarlos “con prudencia, hablando en el momento oportuno, por lo que es importante que la catequesis no sea puramente teórica”.

 “La catequesis – subrayó el Papa – es una doctrina para la vida y, por tanto, debe tener tres lenguajes: el de la cabeza, el del corazón y el de las manos”, de modo que el joven “piense y sepa cuál es la fe, pero al mismo tiempo, sienta en su corazón lo que es la fe y, en consecuencia, se organice para hacer cosas concretas”. De modo que los tres lenguajes son: “Pensar lo que se siente y lo que se hace, sentir lo que se piensa y lo que se hace, hacer lo que se siente y lo que se piensa”.

La periodista recordó que Portugal espera la visita del Papa para el centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima, y le preguntó qué espera el Santo Padre del pueblo portugués, en preparación a tan importante aniversario. Naturalmente, Francisco manifestó su deseo de viajar a esta nación y añadió que “la Virgen lo que pide siempre es que recemos, que cuidemos la familia, los mandamientos. No pide cosas raras. Que recemos por la gente que está desorientada”.

También añadió que todos somos pecadores y que él es el primero. Pero la Virgen pide, y de ahí la necesidad de prepararse con esas peticiones de María, esos mensajes tan de madre; a la vez que destacó que Ella siempre busca almas muy sencillas.

Hablando del fenómeno migratorio en acto, que preocupa tanto en Europa, el Santo Padre dijo que se trata de “la punta de un iceberg”, puesto que se ven a estos prófugos, a esta pobre gente que escapa de la guerra, del hambre, pero en la base está la causa: “un sistema socioeconómico malo e injusto”. A la vez que sobre el problema ecológico, afirmó que “la persona debe estar en el centro de la sociedad socioeconómica, de la política”, porque “el sistema económico dominante hoy ha descentrado a la persona, poniendo en el centro al ‘dios dinero’, que es ‘el ídolo de moda’”.

Además, el Pontífice insistió en la acogida y en la importancia, especialmente, de “acoger a las personas como son”, recordando que él mismo es hijo de emigrantes en Argentina, nación que no ha caído en la xenofobia y, por tanto, ha sabido acoger a todos los emigrantes procedentes de diversos países europeos, y no sólo.

Entre otros temas que se tocaron en esta amplia entrevista del Papa Francisco destacamos la felicitación del Pontífice a Radio Renascença, que adhirió en Portugal a una iniciativa conjunta que comprende instituciones cristianas y de otras religiones, con el deseo de acoger y trabajar en favor de los prófugos.

El Santo Padre también recordó que una vida sin problemas es aburrida. Y que el hombre tiene en su interior la necesidad de enfrentar y resolver conflictos, y resolver problemas; a la vez que el riesgo, es siempre proponer metas.

Además, explicó su imagen de la Iglesia, que corresponde a una imagen de vida, como un cuarto cerrado durante mucho tiempo, en que se siente el mal olor de la humedad. Si una iglesia, una parroquia, una diócesis, un instituto, vive encerrado en sí mismo, se enferma, reafirmó el Papa, tal como sucede con la habitación cerrada. De ahí la necesidad de que la Iglesia salga, de modo que, “entre una Iglesia enferma y una Iglesia accidentada, prefiero la accidentada – dijo – porque, por lo menos, salió”.

 Tras añadir que “Dios está bendiciendo mucho a su Iglesia” afirmó que con el Jubileo de la Misericordia espera que mucha gente sienta a la Iglesia madre, porque a la Iglesia le puede pasar lo mismo que a Europa, ¿no? Ser demasiado abuela y no madre, e incapaz de engendrar vida.

En cuanto a la pregunta relacionada con los procesos de declaración de nulidad matrimonial, el Papa dijo que hay que agilizar los procesos en manos del Obispo. Mientras sobre el inminente Sínodo de los Obispos sobre la familia, el Santo Padre recordó que el Papa Benedicto dijo claramente que “la gente que está en una segunda unión, no está excomulgada y tiene que ser integrada a la vida de la Iglesia”. “Eso fue clarísimo”, añadió Francisco.

Hacia el final de la entrevista el Papa Francisco dijo que muchas veces se pregunta cómo será su cruz, cómo es su cruz. Porque las cruces existen. No se ven pero están. “Jesús también en un momento era muy popular – agregó – y después terminó como terminó, ¿no? O sea, ninguno tiene comprada la felicidad mundana. Yo lo único que pido, que me conserve la paz del corazón y que me conserve en su gracia, porque hasta el último momento uno es pecador y puede renegar de su gracia”.

 

También respondió que necesita salir y que su contacto con la gente de los miércoles, lo ayuda mucho, puesto que extraña de Buenos Aires salir a “callejear”, andar por la calle.

 

(María Fernanda Bernasconi – RV).

(from Vatican Radio)

Compartir

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa