Revista Ecclesia » El Papa, en la audiencia general: «En Jesús está la salvación total»
Destacada Santa Sede Última hora

El Papa, en la audiencia general: «En Jesús está la salvación total»

El Papa Francisco ha concluido su ciclo de catequesis dedicada a la oración esta mañana, durante la audiencia general. En su meditación, titulada La oración sacerdotal del Jesús, el Pontífice ha destacado que Jesús «no fue un filántropo que se hizo cargo de los sufrimientos y de las enfermedades humanas: fue y eso mucho más. En Él está la salvación total, la que hace esperar en la victoria definitiva de la vida sobre la muerte».

Francisco ha recordado que la oración «es una de las características más evidentes de la vida de Jesús» y que en los Evangelios se puede comprobar que «esta oración se hizo más frecuente e intensa en la hora de su pasión y muerte».

«Él reza de forma dramática en el huerto del Getsemaní, asaltado por una angustia mortal. Reza también en la cruz, envuelto en tinieblas por el silencio de Dios. Es la oración más audaz, porque en la cruz Jesús es el intercesor absoluto: reza por los otros, reza por todos, también por aquellos que lo condenan, sin que nadie, excepto un pobre malhechor, se ponga de su lado» ha explicado Francisco.

Durante su intervención en el Patio San Dámaso, el Papa ha recordado que «la oración de Jesús es intensa, la oración de Jesús es única y se convierte también en el modelo de nuestra oración».

«Esto me parece lo más bonito para recordar —ha indicado Francisco—: recordar la gracia de que nosotros no solamente rezamos, sino que, por así decir, hemos sido “rezados”, ya somos acogidos en el diálogo de Jesús con el Padre, en la comunión del Espíritu Santo. Jesús reza por mí: cada uno de nosotros puede poner esto en el corazón, no hay que olvidarlo. También en los peores momentos».

«Hemos sido queridos en Cristo Jesús, y también en la hora de la pasión, muerte y resurrección todo ha sido ofrecido por nosotros. Y entonces, con la oración y con la vida, no nos queda más que tener valentía, esperanza y con esta valentía y esperanza sentir fuerte la oración de Jesús e ir adelante: que nuestra vida sea un dar gloria a Dios conscientes de que Él reza por mí al Padre, que Jesús reza por mí», ha concluido.

 

 

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa