Revista Ecclesia » El Papa, en el Regina Caeli: Ser cristiano implica «una relación viva» con Jesús Resucitado
El Papa, en el Regina caeli: Ser cristiano implica «una relación viva» con Jesús Resucitado
Destacada Santa Sede

El Papa, en el Regina Caeli: Ser cristiano implica «una relación viva» con Jesús Resucitado

«Ser cristianos no es, ante todo, una doctrina o una ideal moral», sino «una relación viva con Él, con el Señor Resucitado». Lo ha dicho el Papa Francisco en la mañana de este domingo, 18 de abril, tercero de Pascua, en el rezo del Regina caeli, celebrado nuevamente desde la ventana que da a la Plaza de San Pedro. El Pontífice ha confesado que echa de menos a los fieles que se congregan en ella, pues la oración desde la biblioteca del Palacio Apostólico no es lo mismo.

«Les diré una cosa: me hace plaza la Plaza, extraño la Plaza», ha reconocido.

Fieles congregados hoy en la Plaza de San Pedro para el Regina caeli.

Al hilo del Evangelio dominical de hoy (Lc 24, 35-48), que describe el encuentro de Jesús con un grupo de discípulos en el cenáculo, el Santo Padre ha glosado los tres verbos concretos que definen esta lectura: mirar, tocar y comer.

Mirar, ha explicado el Papa, no es solo ver, es mucho más, comporta una intención, por eso es uno de los verbos del amor. «Mirar es un primer paso contra la indiferencia, contra la tentación de volver la cara ante las dificultades y sufrimientos ajenos», ha subrayado antes de invitar a preguntarnos: «¿Yo miro o veo?».

Tocar, ha añadido, implica cercanía, proximidad, compromiso. «El amor pide cercanía, contacto, compartir la vida. El buen samaritano no solo miró al hombre que encontró medio muerto en el camino: se inclinó, curó sus heridas y lo llevó a la posada», ha recordado.

Comer, por último, implica vida. Cuando comemos juntos, además, esa comida se convierte en expresión de comunión, de fiesta. Incluso resucitado, Jesús come con sus discípulos. «Este pasaje del Evangelio nos dice que Jesús no es un “espíritu”, sino una Persona viva».

Preocupación por la situación en Ucrania

El Papa ha expresado asimismo su preocupación por el aumento de la tensión desde hace unos meses en el este de Ucrania. «Por favor —ha dicho— deseo (…) que se realicen gestos capaces de promover la confianza recíproca y favorecer la reconciliación y la paz (…). Me duele en el corazón también la grave situación humanitaria en la que se encuentra dicha población, a la que expreso mi cercanía y por la cual os invito a rezar».

Francisco ha recordado, por último, dos acontecimientos: por un lado, la beatificación ayer, en la abadía de Casamari, de Simeón y otros cinco monjes cistercienses más, martirizados allí por los soldados de Napoleón por su defensa de la Eucaristía; y la celebración hoy de la Jornada para la Universidad Católica del Sagrado Corazón, a la que se ha referido  como «un precioso servicio para la formación de las nuevas generaciones».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa