Revista Ecclesia » El Papa, en el Ángelus: «Si compartes, Dios multiplica»
Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores
Destacada Santa Sede Última hora

El Papa, en el Ángelus: «Si compartes, Dios multiplica»

El Papa Francisco ha pedido a los cristianos este domingo 25 de julio que compartan los bienes con los demás, porque «si compartes, Dios multiplica». «Echa fuera la falsa modestia de sentirte inadecuado, cree en el amor, cree en el poder del servicio, cree en el poder de la gratuidad», ha insistido. El Santo Padre ha recordado la tragedia del hambre, que afecta principalmente a los niños. Miles de niños menores de cinco años mueren a diario en el mundo por motivos de desnutrición, porque no tienen lo necesario para vivir, ha manifestado antes de constatar que «tampoco hoy la multiplicación de los bienes resuelve los problemas sin una justa distribución».

Fieles congregados en la Plaza de San Pedro este domingo para el rezo del Ángelus.

El Santo Padre dice que Jesús no aprecia el multiplicar sino el compartir. «Es curioso que en los relatos de la multiplicación de los panes presentes en los Evangelios no aparezca el verbo multiplicar. Es más, los verbos utilizados son de signo opuesto: partir, dar, distribuir… pero no se usa el verbo multiplicar. El verdadero milagro, dice Jesús, no es la multiplicación que produce orgullo y poder, sino la división, el compartir, que aumenta el amor y permite que Dios haga prodigios. Probemos también nosotros a compartir más. Probemos este camino que Jesús nos enseña».

Jóvenes, interactúen con sus mayores

La Iglesia celebra hoy la Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores. El Papa, necesitado de reposo tras su operación, no ha podido celebrar esta mañana la misa en la basílica de San Pedro, que ha oficiado el arzobispo Rino Fisichella, pero ha aprovechado el Ángelus para pedir «una alianza entre las generaciones» que combata la actual «cultura del descarte» que impera en nuestras sociedades y reivindique «el valor» de nuestros ancianos. En este sentido, ha instado a los jóvenes a interactuar con los mayores, porque si no, ha dicho improvisando su discurso, «la historia no va adelante, la vida no va adelante». «Este es un desafío para nuestra cultura. (…) Los abuelos tienen necesidad de los jóvenes, y estos de los abuelos. Tienen que interactuar, tienen que encontrarse. Por favor, visiten, encuentren a sus abuelos, interactúen con ellos. (…) Vayan a visitarles, sobre todo a aquellos que están más solos».

El Papa ha tenido asimismo un recuerdo para las víctimas de las graves inundaciones acaecidas en los últimos días en la provincia china de Henan, que han dejado decenas de muertos y miles de damnificados. «Rezo por las víctimas y sus familias, y expreso mi cercanía y solidaridad a cuantos sufren por esta calamidad», ha dicho.

Por último, ha deseado éxito a los Juegos Olímpicos de Tokio que acaban de comenzar, los trigesimosegundos de la era moderna. «Que sean un signo de esperanza, de fraternidad universal. Que Dios bendiga a los organizadores, a los atletas y a cuantos han colaborado en esta gran fiesta del deporte».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa