Revista Ecclesia » El Papa en el Ángelus de hoy: «La curación del corazón comienza con la escucha»
Destacada Noticias Santa Sede Última hora

El Papa en el Ángelus de hoy: «La curación del corazón comienza con la escucha»

El Papa Francisco ha realizado esta mañana el rezo del Ángelus desde el Vaticano. El Santo Padre ha explicado que «el evangelio de la liturgia de hoy presenta a Jesús que cura a un sordomudo. En el relato, lo que llama la atención es la forma en la que el señor realiza este gesto, este signo milagroso. Lo hace así, toma al sordomudo de un lado, le mete los dedos en los oídos y con la saliva le toca la lengua. Luego mira al cielo, suspira y dice «ábrete». En otras curaciones de enfermedades igualmente graves como la parálisis o la lepra, Jesús no hace tantos gestos. ¿Por qué hace todo esto ahora a pesar de que solo se le ha pedido que ponga su mano sobre el enfermo? ¿Por qué hace estos gestos? Quizás porque la condición de esa persona tiene un valor simbólico y particular.

«Ser sordomudo es una enfermedad y también un símbolo y este símbolo tiene algo que decir a todos nosotros. ¿De qué se trata? Se trata de la sordera. Ese hombre no podía hablar porque no podía oír. Jesús de hecho, para curar la causa de su malestar, primero le pone los dedos en los oídos y luego en la boca, pero primero en los oídos. Todos tenemos oídos, pero muchas veces no somos capaces de escuchar. Hermanos y hermanas, hay de hecho una sordera interior que hoy podemos pedir a Jesús que toque y sane y esa sordera interior es peor que la física, porque es la sordera del corazón. Atrapados por las prisas, por cosas que decir y hacer, no encontramos tiempo para detenernos a escuchar a quien nos habla. Corremos el riesgo de volvernos impermeables a todo y de no dar cabida a quienes necesitan ser escuchado. Preguntémonos, ¿cómo va mi escucha?, ¿me dejo tocar por la vida de las personas?,  ¿sé dedicar tiempo a los que están cerca?

«El renacimiento de un diálogo, a menudo no viene de las palabras, sino del silencio, de no quedarse estancado, de volver a comenzar pacientemente a escuchar a la otra persona. A sus luchas, a lo que lleva dentro. La curación del corazón comienza con la escucha. Esto resana el corazón. ¿Nos acordamos de escuchar al señor? Somos cristianos pero, quizás entre las miles de palabras que escuchamos cada día no encontramos unos segundos para dejar que resuenen en nosotros algunas palabras del evangelio, Jesús es la palabra. Si no nos detenemos a escucharlo pasa de largo. Escuchemos hoy como en el día de nuestro bautismo, las palabras de Jesús, ábrete, ábrete los oídos. Jesús, deseo abrirme a tu palabra, abrirme a tu escucha, Jesús sana mi corazón de la prisa, sana mi corazón de la impaciencia, que la virgen María, abierta a la escucha de la palabra que en ella se hizo carne, nos ayude a escuchar a su hijo cada día en el evangelio y a nuestros hermanos y hermanas con un corazón dócil, paciente y atento».

Ayer, en Catamarca (Argentina), fue beatificado Mamerto Esquiú, cura menor y obispo argentino, sobre esto, el Papa Francisco ha afirmado «que su ejemplo nos ayude a unir siempre la oración y el apostolado y a servir la paz y la fraternidad». Además se ha acordado de «los afganos que buscan refugio, rezo por ellos, rezo para que muchos países los acojan y los protejan para que tengan una nueva vida. Rezo ademas para los que se encuentran allí dentro del país, para que tengan asistencia sanitaria y para que un día de mañana puedan recibir todos los afganos la patria y los países de acogida para que puedan vivir con libertad, en paz y fraternidad con sus vecinos». También ha habido palabras para «la población de Estados Unidos de América, que han sido golpeados por un fuerte huracán, que el señor acoja las almas y sostenga a los que sufren por esta calamidad».

Próximo viaje del Papa Francisco

«El próximo domingo estaré en Budapest para la conclusión del Congreso Eucarístico Internacional. Mi peregrinación será después de la misa por algunos días en Eslovaquia y se concluirá el miércoles siguiente con la misa para la virgen adolorida. Serán días de adoración y de oración en el corazón de Europa. Todos los que han preparado ese viaje les agradezco. Saludo a todos los que me están esperando y deseo encontrarlos. Les pido a todos que me acompañen con la oración».

Saludo final

«Ahora envío mi saludo a vosotros, queridos romanos y peregrinos, en particular a una legión italiana que festeja 100 años. Saludo a los jóvenes de la obra de la Iglesia, a los chicos de Faenza y a los de Castell del Dolo, que han recibido la primera comunión y la confirmación. Al grupo de Alta Terme y a los fieles polacos y de Lituania. Hoy se celebra la memoria litúrgica de Santa Teresa de Calcuta. Dirijo mi saludo a todas lashe misionarias de la caridad que se empeñan en todo el mundo en un servicio a menudo heroico y pienso de manera particular en las religiosas del Corazón de María aquí en el Vaticano. No os olvidéis de rezar por mi».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa