Revista Ecclesia » El Papa en el Ángelus de hoy: «Hoy mirando a María, podemos decir que la humildad es el camino que dirige al cielo»
Destacada Noticias Última hora

El Papa en el Ángelus de hoy: «Hoy mirando a María, podemos decir que la humildad es el camino que dirige al cielo»

El Papa Francisco ha realizado esta mañana el rezo del Ángelus desde el Vaticano. El Santo Padre ha afirmado que «en la solemnidad de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María destaca el Magnificat. Este canto de alabanza es como una fotografía de la madre de Dios. María se alegra en Dios porque ha mirado la humildad de su sierva. La humildad es el secreto de María, es la humildad la que atrajo la mirada de Dios hacia ella. El ojo humano busca la grandeza y se deslumbra por lo que es ostentoso. Dios en cambio no mira las apariencias sino el corazón. La humildad del corazón encanta a Dios».

Hoy mirando a María, podemos decir que la humildad es el camino que dirige al cielo

«Hoy mirando a María, podemos decir que la humildad es el camino que dirige al cielo. La palabra humildad viene del latín humus, que significa tierra. Es paradójico, para llegar al cielo es necesario permanecer bajos, como la tierra. Dios no nos exalta por nuestros dones, riquezas o habilidades, sino por la humildad. Dios está enamorado de la humildad. Dios levanta a quien sirve. En efecto, María no se atribuye más que el titulo de sierva, es la esclava del señor. No dice nada más de sí misma, no busca nada más para sí misma, sino ser la sierva del señor. Entonces, hoy podemos preguntarnos, ¿cómo esta mi humildad? ¿busco ser reconocido por los demás para reafirmarme y ser alabado? ¿pienso sobre todo en servir? ¿sé escuchar como María o solo quiero hablar y recibir atención? ¿sé guardar silencio como María o siempre estoy parloteando? ¿sé como dar un paso atrás, apaciguar las peleas y discusiones o solo trato de sobresalir? Pensemos estas preguntas cada uno de nosotros, como está mi humildad».

En Dios, solo quien se reconoce como nada es capaz de recibirlo todo

«María en su pequeñez conquista primero los cielos, el secreto de su éxito reside precisamente en reconocerse pequeña. En Dios, solo quien se reconoce como nada es capaz de recibirlo todo. Solo quien se vacía es llenado por Él. María es la llena de gracia precisamente por su humildad, también para nosotros. La humildad es el punto de partida, el comienzo de nuestra fe. El que está lleno de sí mismo, no da espacio a Dios. El que es humilde permite al Señor hacer grandes cosas».

«El poeta Dante se refiere a la Virgen María como humilde y más elevada que ninguna criatura, es hermoso pensar que la criatura mas humilde y elevada de la historia, la primera en conquistar los cielos con todo su ser, cuerpo y alma, pasó gran parte de su vida dentro del hogar. Pasó la vida en lo ordinario. Este es un gran mensaje de esperanza para nosotros. Para tí que vives las mismas jornadas agotadoras y a menudo difíciles, María te recuerda que dios también te llama a este destino de gloria. Esta es la pura realidad, realidad viva y verdadera, celebrémosla hoy con amor de hijos, animados por la esperanza de estar un día con María en el cielo».

Antes de finalizar el Ángelus, el Papa Francisco ha querido tener unas palabras sobre las realidades que se viven en Afganistán y Haití, «me uno a la unánime preocupación por Afganistan. Quiero rezar por la paz, que cese el fuego de las armas y que las soluciones se puedan encontrar con el diálogo. Solo así la martirial población de ese país podrá regresar a sus propias casas, vivir en paz y en seguridad. Por otro lado en las últimas horas, un fuerte terremoto sucedió en Haití, provocando numerosos muertos y heridos. Quiero expresar mi cercanía con toda la población que ha sufrido el sismo. Elevo al señor mi oración a todas las personas de Haití. Deseo que hacia ellos se mueva la solidaridad de la comunidad internacional. Oremos juntos a la virgen por Haití».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa