Papa Francisco

Papa Francisco: La Iglesia será cada vez más joven cuantas más veces sea madre

papa-francisco-cruz-niños

El Papa Francisco preside la apertura del Congreso Pastoral Diocesano de Roma y pronuncia un discurso

La Iglesia será cada vez más joven cuantas más veces sea madre

El Santo Padre encontró ayer, a las siete de la tarde en el Aula Pablo VI, a los representantes de la diócesis de Roma reunidos para participar en el Congreso Pastoral Diocesano que lleva por tema: ”Un pueblo que genera a sus hijos. Comunidad y familia en las grandes etapas de la iniciación cristiana”. Francisco comenzó su discurso tratando el tema de la ”sociedad de los huérfanos”. Cómo los padres no pasan el tiempo suficiente jugando con sus hijos por culpa de los horarios de trabajo y por el cansancio con el que llegan a casa que desemboca en que los jóvenes se conviertan en ”huérfanos de gratitud”. Francisco destacó que hoy en día necesitemos ese sentido tanto en las familias, como en las parroquias y en toda la sociedad porque el Señor se nos revela en gratitud, como una Gracia, ”pero si no tenemos ese sentido de gratitud es muy difícil entender qué es la Gracia de Dios. Una gracia que no se vende y que no se compra, que es un regalo, un don de Dios”. El Papa señaló que gran culpa de esa orfandad de los jóvenes la tiene la sociedad. ”Una sociedad tecnológica que multiplica al infinito las ocasiones de placer, de distracción, de curiosidad, pero que no es capaz de llevar al hombre a la verdadera alegría” y añadió que solo encontrando a Jesús encontraremos esa verdadera alegría y sabremos que la vida no es en vano porque a cada uno de nosotros se nos ha conferido una tarea.

Asimismo Francisco habló de la Iglesia como la madre que sabe generar hijos. ”El gran desafío de la Iglesia es ser madre -dijo-, no una Ong organizada con muchos proyectos pastorales… Para ello la Iglesia debe hacer algo, debe cambiar, debe convertirse para ser madre. Debe ser fecunda. La fecundidad es la gracia que nosotros tenemos que pedir hoy al Espíritu Santo para seguir adelante con nuestra conversión pastoral y misionera. Pero la Iglesia -destacó- no crece por proselitismo sino por atracción materna, por ternura, por el testimonio de tantos hijos”. El Papa reconoció que la Madre Iglesia ha envejecido un poco y que no se debe hablar de la Abuela Iglesia. Para ello debemos rejuvenecerla, pero no llevándola a un cirujano estético sino haciendo que genere más hijos. ”Será cada vez más joven cuantas más veces sea madre”.

El Pontífice añadió que para ese fin también hay que recuperar la memoria de la Iglesia. En un mundo en el que no existe el sentido de la historia y tenemos miedo del tiempo, un mundo en el que reina el presente, el lenguaje es cada vez más abreviado, y todo se hace rápido porque somos esclavos de la situación, hemos de recuperar la memoria de la paciencia de Dios que no tuvo prisa en su historia de la salvación y que nos ha acompañado durante toda la historia. Por eso el Papa pidió a los sacerdotes y párrocos que no cierren las puertas, sino que acojan siempre a todos con el corazón grande, como en familia, pidiendo al Señor que los haga capaces de participar en las dificultades y en los problemas que a menudo los chicos y jóvenes encuentran en su vida.

”Las personas esperan encontrar en nosotros la mirada de Jesús, a veces incluso sin saberlo, esperan una mirada serena y feliz que entre en el corazón. Pero debe ser toda la parroquia quien se convierta en acogedora, no solo los sacerdotes y los catequistas”. Con estas palabras el Papa animó a los presentes a que pensaran si sus parroquias son acogedoras, si los horarios de celebraciones favorecen que los jóvenes participen en ellas, si hablan el lenguaje de los jóvenes y si sus comunidades tienen siempre las puertas abiertas.

Antes de finalizar el Papa reconoció que el trabajo de los sacerdotes no es fácil. ”Es más fácil ser obispo -confirmó- porque podemos siempre tomar distancia y escondernos detrás del ‘Su Excelencia’, y eso nos defiende. Pero ser párroco cuando llaman a tu puerta, cuando te hablan de sus problemas… no es fácil”. Así el Papa, recordando que la Iglesia italiana es fuerte gracias a sus párrocos, les exhortó a no olvidar la memoria de la evangelización y a estar siempre cerca de sus feligreses. ”Queremos una Iglesia de fe -concluyó-, que crea que el Señor es capaz de hacerla madre, de darla tantos hijos”.

 

Ciudad del Vaticano, 17 junio 2014 (VIS).-

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email