El nuncio apostólico en Ecuador, el español Andrés Carrascosa, entrega a las autoridades sanitarias los dos respiradores donados por el Papa.
Internacional Última hora

El Papa dona 35 respiradores para combatir el COVID

El Papa Francisco ha donado 35 respiradores a un grupo de países especialmente afectados por el COVID-19 cuyos sistemas de salud pasan por dificultades. La ha hecho a través de la Limosnería Apostólica, la Oficina de la Santa Sede encargada de practicar la caridad a los pobres en nombre del Sumo Pontífice.

Los 35 aparatos de ventilación han sido distribuidos en las últimas semanas a través de las nunciaturas apostólicas. Su destino ha sido el siguiente: 4 para Haití; 2 para la República Dominicana; 2 para Bolivia; 4 para Brasil; 3 para Colombia; 2 para Ecuador; 3 para Honduras; 3 para México; 4 para Venezuela; 2 para Camerún; 2 para Zimbabue (a través de su Conferencia Episcopal); 2 para Bangladesh; y 2 para Ucrania.

A mediados de mes, Francisco donó también 2.500 tests para el COVID a Gaza.

En Ecuador, los respiradores del Papa fueron entregados el pasado miércoles por el nuncio en el país, Andrés Carrascosa. Los recibió el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, quien informó de que los dos aparatos iban a ser destinados al hospital «Eugenio Espejo» de Quito. Este país lleva más de 53.000 casos de coronavirus que han dejado hasta ahora 4.300 muertes.

La pandemia se extiende

Lejos de remitir, la pandemia sigue propagándose, y cada vez a más velocidad. Según la OMS, el número de contagiados en el mundo está a punto de alcanzar los diez millones. A día de hoy han muerto ya medio millón de infectados (499.024 exactamente). Estados Unidos, con 2,5 millones de contagios y 125.539 muertes, y Brasil (1,3 millones y 57.070) se hallan a la cabeza del triste ranking. En este último país, su presidente, Jair Bolsonaro, sigue sin tomarse en serio la situación. Un juez le ha advertido de que le multará con 2.000 reales (341 euros) cada vez que salga a la calle o ingrese en algún edificio sin mascarilla.

Se  teme que en América Latina se pueda producir un colapso del sistema sanitario.

Print Friendly, PDF & Email