Revista Ecclesia » Audiencia general: El Papa denuncia que «el consumismo en Europa nos aleja de la familiaridad con el Señor»
Destacada Santa Sede Última hora

Audiencia general: El Papa denuncia que «el consumismo en Europa nos aleja de la familiaridad con el Señor»

El Papa Francisco ha dedicado la catequesis de hoy a reflexionar acerca de su viaje apostólico a Budapest y Eslovaquia, un viaje que concluyó hace exactamente una semana y al que el Pontífice se ha referido como una peregrinación de oración, a las raíces y de esperanza. Durante su intervención, Francisco ha lamentado que en la actualidad, en Europa «el consumismo diluye la presencia de Dios y nos aleja de la familiaridad con el Señor».

El Papa ha explicado que la primera etapa de su viaje fue Budapest, para la Santa Misa con la concluía el Congreso Eucarístico Internacional, aplazada exactamente un año debido a la pandemia, y concluyó en Eslovaquia en la Fiesta de María Dolorosa.

«Mi peregrinación fue de oración en el corazón de Europa, iniciado con la adoración y concluido con la piedad popular. Rezar, porque a esto es a lo que sobre todo está llamado el Pueblo de Dios: adorar, rezar, caminar, peregrinar, hacer penitencia, y en todo esto sentir la paz y la alegría que nos da el Señor. Y esto tiene una particular importancia en el continente europeo, donde la presencia de Dios se diluye por el consumismo y los vapores de un pensamiento único, fruto de la mezcla de viejas y nuevas ideologías»

Peregrinación a las raíces

Asimismo, Francisco ha indicado a los fieles congregados en el Aula Pablo VI, que este viaje ha sido también una peregrinación a las raíces. «Encontrando a los hermanos obispos, tanto en Budapest como en Bratislava, pude tocar con la mano el recuerdo agradecido de estas raíces de fe y de vida cristiana. Raíces que descienden en profundidad hasta el siglo IX, hasta la obra evangelizadora de los santos hermanos Cirilo y Metodio, que han acompañado este viaje como una presencia constante».

Además, ha añadido que «percibí la fuerza de estas raíces en la celebración de la Divina Liturgia en rito bizantino, en Prešov, en la fiesta de la Santa Cruz».

«En más de una ocasión insistí en el hecho de que estas raíces están siempre vivas, llenas de la savia vital que es el Espíritu Santo, y que como tales deben ser custodiadas: no como exposiciones de museo, no ideologizadas e instrumentalizadas por intereses de prestigio y de poder, para consolidar una identidad cerrada», indicó el Pontífice.

Peregrinación de esperanza

Por otro lado, Francisco se ha mostrado optimista ya que según sus palabras «he visto mucha esperanza en los ojos de los jóvenes. Me dio esperanza, ver tantas parejas jóvenes y tantos niños. Y pensé en el invierno demográfico que nosotros estamos viviendo, y esos países florecen de parejas jóvenes y de niños: un signo de esperanza. «He visto esperanza —ha continuado— en muchas personas que, silenciosamente, se ocupan y se preocupan del prójimo. Pienso en las Hermanas Misioneras de la Caridad del Centro Belén, en Bratislava, buenas hermanas, que reciben a los descartados de la sociedad: rezan y sirven, rezan y ayudan. Y rezan tanto y ayudan tanto, sin pretensiones. Pienso también en la comunidad gitana y en los que se comprometen con ellos por un camino de fraternidad y de inclusión».

«La esperanza no decepciona nunca —ha añadido— la esperanza nunca va sola. En Budapest y en Eslovaquia nos hemos encontrado juntos con los diferentes ritos de la Iglesia católica, juntos con los hermanos de otras confesiones cristianas, juntos con los hermanos judíos, juntos con los creyentes de otras religiones, juntos con los más débiles. Este es el camino, porque el futuro será de esperanza si será juntos, no solos».

Agradecimiento

Para concluir su intervención, Francisco ha expresado gratitud ante este viaje.

«En mi corazón hay un gran “gracias”. Gracias a los obispos, y gracias a las autoridades civiles, gracias al presidente de Hungría y a la presidenta de Eslovaquia; gracias a todos los colaboradores en la organización; gracias a los muchos voluntarios; gracias a cada uno de los que han rezado. Por favor, añadid aún una oración, para que las semillas esparcidas durante el viaje den buenos frutos».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa