Revista Ecclesia » El Papa de las periferias vuelve a las periferias y nos envía a ellas y desde ellas – editorial Ecclesia
Editorial Revista Ecclesia
Editorial Revista Ecclesia
Opinión

El Papa de las periferias vuelve a las periferias y nos envía a ellas y desde ellas – editorial Ecclesia

El Papa de las periferias vuelve a las periferias y nos envía a ellas y desde ellas – editorial Ecclesia

Francisco se dispone este fin de semana a completar su maratoniano viaje de más de veinticinco mil kilómetros a Ecuador, Bolivia y Paraguay, en el corazón de América Latina, de la América, para más señas, hispana.  El Papa Bergoglio ha vuelto así a su América natal y donde desarrolló su ministerio sacerdotal y episcopal. Ya estuvo en Brasil en julio de 2013, pero aquel periplo estuvo marcado y contextualizado no tanto en visita a la Iglesia que peregrina en una determinada nación, sino en la JMJ 2013 Río de Janeiro. El viaje a Ecuador, Bolivia y Paraguay es su noveno viaje internacional y con estos tres países son ya once las naciones distintas visitadas, cuando aún no se han cumplido los dos años y medio de su elección pontificia.

Y a la pregunta de lo que lleva a Francisco a Ecuador, Bolivia y Paraguay, encontramos su primera y fundamental respuesta en lo que él mismo tantas veces nos ha dicho y repetido y también en relación a sus viajes apostólicos: las periferias. Francisco, que dentro de Europa, excluida la significativa y aglutinadora etapa con destino en Estrasburgo, símbolo de la Unión Europea, solo ha ido a Albania, Turquía y Bosnia y Herzegovina; Francisco, que ya ha estado en el Oriente próximo, medio y lejano de Asia y que a finales de noviembre viajará a África, con este recorrido andino quiere así visibilizar, una vez más, su opción y servicio preferentes hacia las periferias y los pobres.

Ecuador, Bolivia y Paraguay no son solo una periferia geográfica para Europa y Occidente. Esta percepción sería siempre relativa y dependiente, pues, del lugar desde donde se mire. Ecuador, Bolivia y Paraguay son, sobre todo, una periferia humana, un foco alejado de los poderes y de los intereses de este mundo.  De estos tres países hermanos, apenas sabemos  más que los nombres de sus capitales, algunas de las singularidades y veleidades de tantos de sus gobernantes y ahora del enorme impacto migratorio en países como España.  Y Ecuador, Bolivia y Paraguay se hallan, a pesar de sus inmensos recursos naturales, en las periferias del desarrollo y el bienestar, con respetivos PIB que los sitúan en los puestos 60, 95 y 88 entre todos los países del mundo.

Ecuador, Bolivia y Paraguay no son periferias en cuanto a población católica, en los tres casos por encima del 90%, pero sí siguen siendo tierra de misión y de pobreza, pobrezas, desigualdades e injusticias. Y a pesar de la acogida, alegría y bonhomía de sus gentes, siguen encontrándose tantas veces entre los olvidados, humillados y ofendidos de la humanidad.

Juan Pablo II, que realizó 104 viajes internacionales con destino en 133 países distintos, tan solo pudo ir una vez a cada uno de estas tres naciones: a Ecuador, en 1985; y a Bolivia y a Paraguay, en 1988. Y a Benedicto XVI –ocho años de ministerio, 24 viajes, 24 países- no le dio tiempo a recalar en ellos.

En este nuevo viaje a las periferias, Francisco quiere, además, mandar un mensaje al entero orbe católico: ir también a las periferias, ser y hacernos próximos, cercanos y solidarios hacia quienes las habitan y enviarnos desde ellas a testimoniar con alegría la fuerza transformadora del Evangelio.

Y es que, sí, como dijo Francisco nada llegar, el domingo 5 de julio, a Ecuador, en el Evangelio encontramos “las claves que nos permitan afrontar los desafíos actuales, valorando las diferencias, fomentando el diálogo y la participación sin exclusiones, para que los logros en progreso y desarrollo que se están consiguiendo garanticen un futuro mejor para todos, poniendo una especial atención en nuestros hermanos más frágiles y en las minorías más vulnerables”.

Días antes de este viaje a las tres citadas naciones hispanoamericanas, Francisco envió a sus habitantes en vídeomensaje, en cuyo texto adelantaba ya esta declaración de intenciones: “Quiero ser testigo de esta alegría del Evangelio y llevarles la ternura y la caricia de Dios, nuestro Padre, especialmente a sus hijos más necesitados, a los ancianos, a los enfermos, a los encarcelados, a los pobres, a los que son víctimas de esta cultura del descarte”.

¿Y cómo ir, estar, servir y ser enviados desde las periferias? Indicado quedaba ya antes: como el buen samaritano, aproximándonos, haciéndonos prójimos, no pasando de largo.

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cada mes, en tu casa

Últimas entradas