Revista Ecclesia » El Papa contra la explotación infantil: «No más niños que no puedan soñar, jugar o crecer»
Destacada Internacional Última hora

El Papa contra la explotación infantil: «No más niños que no puedan soñar, jugar o crecer»

«No más niños que no puedan soñar, jugar o crecer». Con esta rotundidad, el Papa Francisco se ha reunido con los participantes en la conferencia titulada Erradicar el trabajo infantil, construir un futuro mejor, organizada por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, y ha pedido a los Estados y a los empresarios un «trabajo digno» para los adultos de las familias, a fin de que «los niños no se vean obligados a trabajar».

En el día en que se celebra la Jornada Mundial por los derechos de la Infancia, para combatir el flagelo del trabajo infantil, que pone en peligro la salud de los más pequeños y los priva de su derecho a la educación y a vivir una infancia serena, hay que animar a los Estados y a los empresarios a «crear oportunidades de trabajo digno con salarios justos». Para que las familias no tengan que obligar a sus hijos a trabajar, ha de promoverse «una educación de calidad, gratuita para todos, así como un sistema de salud accesible para todos», ha subrayado e Papa.

Una llaga abierta, agravada por la pandemia

Una llaga, la de la explotación laboral de los niños, que, ha subrayado Francisco, «tiene una importancia especial para el presente y el futuro de nuestra humanidad».

En la medida en que nos comprometamos a respetar la dignidad humana innata y los derechos fundamentales de los más pequeños, expresó de hecho «qué clase de adultos somos y queremos ser y qué clase de sociedad queremos construir». El Pontífice ha reiterado su «conmoción e inquietud» por el hecho de que, en las economías contemporáneas, donde las innovaciones tecnológicas son continuas hasta el punto de que se habla de una «cuarta revolución industrial, el empleo de niños en actividades laborales persista en todas las partes del mundo»

Se niega el derecho de los niños a la salud y la educación

El trabajo infantil, ha recordado Francisco, no debe confundirse con las «pequeñas tareas domésticas» que realizan los niños «en su tiempo libre y de acuerdo con su edad» para ayudar a sus familias y comunidades que, «generalmente, son favorables para su desarrollo porque  les permiten poner a prueba sus capacidades y crecer en conciencia y responsabilidad».

Las causas: la pobreza y la desesperación de las familias

Francisco ha reiterado por tanto los factores que más exponen a los menores a la explotación laboral: «La extrema pobreza, la falta de trabajo y la consiguiente desesperación en las familias». Mientras para erradicar esta plaga, «debemos trabajar juntos para eliminar la pobreza y para corregir las distorsiones del sistema económico actual, que concentra la riqueza en manos de unos pocos».

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa