Sin categoría

El Papa con Scholas Ocurrentes explica cómo construir la paz

El Papa con Scholas Ocurrentes explica cómo construir la paz

El Papa aconsejó a jóvenes de todo el mundo tener “raíces y alas” para construir la paz

El Papa Francisco participó del lanzamiento de la plataforma virtual Scholas.social, de la Red Mundial de Escuelas para el Encuentro “Scholas Ocurrentes”, que llevan adelante los argentinos José María del Corral y Enrique Palmeyro, con apoyo del pontífice. El Santo Padre se prestó para una videconferencia con estudiantes de los cinco continentes, a los que alentó a estudiar, jugar en equipo y preservar su cultura. Aseguró que la paz mundial puede construirse si los jóvenes tienen “raíces y alas”, y si buscan poner en juego los pensamientos y sentimientos buenos que tengan.

La presentación de la videoconferencia estuvo a cargo del padre Juan Gabriel Arias, expárroco de la Natividad de María, del barrio porteño de Barracas, quien también suele misionar en Mozambique. El padre Arias presentó a Cameron, de Australia; a Ial, de Israel; a Sina, de Turquía; a Christian, de Sudáfrica, y a Ernesto, de El Salvador.

Cada joven agradeció al Papa el apoyo que da al proyecto educativo de Scholas y le transmitió alguna inquietud. Francisco dialogó con cada uno y respondió las preguntas que le hicieron. No faltaron las bromas entre medio.

El primero en saludar al Papa fue Cameron, desde Australia. El joven estudiante, rodeado de sus compañeros, le agradeció al Papa por el trabajo que realiza para promover el diálogo entre las religiones, y sobre todo por su apoyo humanitario a las poblaciones desplazadas de Irak. El joven australiano le preguntó cómo Scholas puede tender puentes entre jóvenes de diversas partes del mundo.

“Antes de responder tu pregunta –dijo Francisco-, quiero recordarte que en la vida podés tender puentes o levantar muros. Los muros separan, los puentes acercan. Las escuelas pueden comunicarse experiencias”.

“Ustedes tienen mucho en el corazón, pueden realizar muchas cosas, y al comunicarlo otros pueden inspirarse, y ustedes también. Con esta comunicación, nadie manda, ¡pero todo funciona!”, sostuvo el obispo de Roma. También aseguró que “comunicarse es dar, es generosidad, es respeto” y evita todo tipo de discriminación. Concluyó diciendo: “¡Sigan adelante, me gusta mucho lo que hacen!”.

Después de Cameron, llegó el turno de Ial, un joven estudiante de Tel Aviv, quien contó al Papa que en su escuela conviven alumnos islámicos, judíos y cristianos.

“Saberse comunicar en diversos idiomas, desde la identidad de la propia religión, es muy lindo”, apreció el Santo Padre. La pregunta de Ial fue: “¿Cuándo quiere volver aquí, a Tierra Santa?”. El pontífice se sonrió y recordó su reciente viaje a la región. Le respondió: “Bueno, me gustaría volver… estuve allí hace unos meses y vine muy contento”.

Enseguida habló Sina, de una escuela en Estambul, Turquía. El joven agradeció al Papa su denuncia de los crímenes de guerra. El Papa elogió su preocupación y le dijo: “Queremos paz, pero queremos paz desde adentro”. Sina le preguntó al Papa si cree que el futuro será mejor o peor, a lo que el pontífice respondió: “Yo no tengo esa bola de cristal que tienen las brujas para mirar el futuro. Pero te quiero decir: ¿sabés dónde está el futuro? Está en tu corazón, en tu mente y en tus manos. Si sentís, si pensás y llevás adelante ese pensamiento y ese sentimiento bueno, el futuro será mejor”.

“El futuro –agregó- lo tienen los jóvenes, pero ¡cuidado! Jóvenes con dos cualidades: jóvenes con alas, que sepan soñar y crear, pero también con raíces, para recibir de los mayores la sabiduría, por eso nuestro futuro está en las manos de ustedes, si tiene alas y raíces. Hay que protestar ante las guerras y respetar la sabiduría que recibiste de tus mayores, de los padres y abuelos de tu pueblo”.

Christian, un niño de habla hispana que reside junto a sus padres en Sudáfrica, preguntó al Papa sobre el origen del proyecto de Scholas. Antes lo previno: “Voy a hacerle unas preguntas. No se ponga nervioso”. Francisco se rió de buena gana y le respondió: “Scholas surgió como una escuela de vecinos en Buenos Aires, para tender puentes. Y tendió muchos puentes, muchos puentes”.

¿Por qué el proyecto de Scholas? “Estamos convencidos de que la juventud necesita comunicarse, necesita mostrar sus valores y compartir sus valores. La juventud hoy necesita tres pilares: educación, deporte y cultura”, afirmó el Papa, que detalló su propuesta: “El deporte es importante, porque enseña a jugar en equipo; salva del egoísmo, ayuda a no ser egoísta, como también estudiar en equipo, y en fin, llevar la vida en equipo”.

“Y como ves –deslizó el Papa-, no me asusté por tu pregunta…”.

Finalmente, tomó la palabra Ernesto, un niño del barrio La Campanera, en San Salvador. Francisco agradeció su saludo y le previno del crimen organizado que azota a las juventudes en Centroamérica.

“Acordate lo que le dije a tu compañero de Sudáfrica –dijo el Papa-. Educación, deporte y cultura… ¡y cuidado con las maras! Así como existen puentes que nos unen, también existen comunicaciones para destruir. ¡Envíen alertas! Cuando hay grupos que buscan la destrucción o la guerra y no saben trabajar en equipo, defiéndanse entre ustedes”.

El Papa concluyó su comunicación alentando a los jóvenes a no tener miedo. Les dijo, textualmente: “En mi país tenemos una expresión, que no sé cómo traducirán al inglés: ¡No arruguen! Tiendan puentes de paz, jueguen en equipo y hagan un futuro mejor, porque acuérdense que el futuro está en las manos de ustedes. Sueñen el futuro jugando, pero no olviden la herencia cultural, sapiencial y religiosa que les dejaron sus mayores. ¡Adelante y, con valentía, hagan el futuro!”.

Fuente: AICA

Print Friendly, PDF & Email

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.