El Papa, al inicio de la Audiencia General
Santa Sede Última hora

El Papa: «Cada uno de nosotros está llamado a asumir su parte de responsabilidad»

Durante la catequesis de hoy, el Papa Francisco ha apelado al papel que todos tenemos que realizar en la crisis. «Cada uno de nosotros está llamado a asumir su parte de responsabilidad, a compartir la responsabilidad», ha empezado diciendo, para introducir el tema de hoy: el principio de subsidiariedad.  Una palabra que ha reconocido que puede resultar «difícil», pero que ha desgranado poco a poco. Francisco ha apelado a la necesidad de salir de la crisis «todos juntos, o no salimos».

La subsidiariedad va en dos direcciones, ha señalado el Papa: «De arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba». Y se ha lamentado que «se escucha más a los poderosos. «Se escucha más a las compañías financieras que a la gente, quien mueve la economía real. Se escucha más a las multinacionales que a los movimientos. Se escucha más a los poderosos que a los débiles. Y no es el camino humano, que nos ha enseñado Jesús», ha señalado el Santo Padre.

Como en anteriores catequesis, Francisco ha prestado especial atención a la sanidad. «Pensemos en la forma de curar el virus, se está escuchando más a las grandes compañías farmacéuticas que a los sanitarios en primera línea en los hospitales o en los campos de refugiados», ha denunciado.

El Papa ha unido solidaridad y subsidiariedad, que, ha asegurado, deben ir unidas. «No hay verdadera solidaridad sin participación social, sin la contribución de los cuerpos intermedios, de familias, asociaciones, cooperativas, pequeñas empresas, expresiones de la sociedad civil. Todos tienen que contribuir y tal participación ayuda a corregir los aspectos negativos de la globalización y la acción de los estados», ha reclamado. Especialmente, el Papa ha pedido que se escuche a los «descartados», a los últimos, de quienes hay que escuchar «su sabiduría». No se puede hacer «todo para el pueblo, pero sin el pueblo».

También ha querido realizar el santo padre una llamada a la «esperanza en un futuro más sano y justo», que debe ser construido entre todos, «aspirando a las cosas más grandes, ampliando nuestros horizontes». Pero, «o juntos o no funciona», ha insistido varias veces.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME