Revista Ecclesia » El Papa anima a «redescubrir la dimensión comunitaria de la libertad» en la fe cristiana
Destacada Santa Sede Última hora

El Papa anima a «redescubrir la dimensión comunitaria de la libertad» en la fe cristiana

«Necesitamos redescubrir la dimensión comunitaria de la libertad, sobre todo en este momento histórico, donde la pandemia nos ha enseñado que nos necesitamos los unos de los otros». Este ha sido el mensaje que el Papa Francisco ha dado a los fieles que han acudido esta mañana a la celebración de la tradicional audiencia general de los miércoles. Un encuentro en el que el Pontífice ha continuado con el ciclo de catequesis centradas en las enseñanzas de san Pablo, a través de sus cartas a los Gálatas.

Durante su intervención en el aula Pablo VI, Francisco ha explicado que la novedad del Evangelio que predica Pablo es que «pasamos de una religiosidad basada en preceptos a una fe viva, que tiene su centro en la comunión con Dios y con los hermanos, es decir, la caridad. Hemos pasado de la esclavitud y del pecado a la libertad de los hijos de Dios».

El Pontífice ha querido dejar claro que «la libertad no es un vivir libertino según la carne, los deseos individuales y los propios impulsos egoístas». «Al contrario —ha indicado— la libertad de Jesús nos conduce al servicio a los otros, la libertad en Cristo tiene algo de esclavitud porque la verdadera libertad se ve plenamente en la caridad. Somos libres en el servicio», ha explicado.

«Sabemos que una de las concepciones modernas más difundidas sobre la libertad es esta: “mi libertad termina donde empieza la tuya”» ha remarcado Francisco, quien ha continuado su intervención asegurando que en esta expresión «falta la relación, el vínculo. Es una visión individualista». Además, ha añadido que «quien ha recibido el don de la liberación obrada por Jesús no puede pensar que la libertad consiste en el estar lejos de los otros, sintiéndoles como molestia, no puede ver el ser humano encaramado en sí mismo, sino siempre incluido en una comunidad. La dimensión social es fundamental para los cristianos, y les consiente mirar al bien común y no al interés privado»

Para explicar esta paradoja de la libertad en el servicio propuesta en el Evangelio ha expresado que la respuesta es «tan simple como comprometedora». «El amor. No hay libertad sin amor. La libertad egoísta de hacer lo que quiero no es libertad porque se vuelve sobre sí misma, no fecunda. Pero no se trata del amor intimo, el amor de las telenovelas, de la pasión que busca solo lo que nos apetece y gusta, sino con el amor en cristo: la caridad. Servir los unos a los otros, esta es la verdadera libertad», ha concluido.

Por otro lado, la anécdota de la audiencia tuvo como protagonista a un niño que se acercó de manera espontánea al Pontífice interesado en el solideo. Ante esto, el Papa, sonriente recordó a los fieles que «Jesús nos dice˝si no hacéis como los niños no entraréis en el Reino de los Cielos”. La valentía de acercarse al Señor, de estar abiertos al Señor, de no tener miedo del Señor: yo doy las gracias a este niño por la lección que nos ha dado a todos nosotros. Los niños no tienen un traductor automático del corazón a la vida: el corazón va adelante».

 

 



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa