Santa Sede

El Papa a los jóvenes: ¡Levántense y levanten a otros para cambiar este mundo!

El Papa Francisco dirigió un mensaje a los jóvenes con motivo de la 25º Jornada Mundial de la Juventud 2020, que se celebrará en todo el mundo el próximo 5 de abril, Domingo de Ramos. Con el lema «Joven, yo te lo ordeno, levántate» (Lc 7,14). El texto, firmado por el Santo Padre en el día de la memoria de la Santísima Virgen María de Lourdes, abre un ciclo de tres mensajes dedicados a los jóvenes en su camino entre la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) de Panamá 2019 y la JMJ de Lisboa 2022. En su mensaje, el pontífice explicó el motivo por el que eligió Lisboa, capital de Portugal, para celebrar la Jornada Mundial de la Juventud de 2022. Francisco señaló que una de las características de la juventud es su predisposición a aceptar desafíos, “a comenzar de nuevo”. “Les gusta viajar, confrontar con lugares y rostros jamás vistos antes, vivir experiencias nuevas”, escribe el Papa. Por eso, Lisboa es una ciudad que se puede identificar con esos ideales de la juventud, porque “desde allí, en los siglos XV y XVI, numerosos jóvenes, muchos de ellos misioneros, partieron hacia tierras desconocidas, para compartir también su experiencia de Jesús con otros pueblos y naciones”.

A continuación el Santo Padre reflexiona en su Mensaje sobre el verbo levantarse, que ocupa un lugar central en el lema de la Jornada de este año, pero también del lema de la JMJ de Lisboa: “María se levantó y partió sin demora”, del Evangelio de San Lucas. “Como pueden comprobar, el verbo común es levantarse. Esta expresión asume también el significado de resurgir, despertarse a la vida. Es un verbo recurrente en la exhortación Christus vivit” y en el documento final del Sínodo de los obispos dedicado a la Juventud (octubre de 2018), destacó y expresó su deseo de que, en las iglesias locales, los animadores de pastoral juvenil apliquen lo propuesto en los dos documentos.

Más adelante, el Papa profundiza sobre el tema escogido para este año: ¡Joven, yo te lo ordeno, levántate! (Lc 7,14). El contexto del relato bíblico escogido es la ciudad de Naím, en Galilea, donde Jesús se encuentra con un cortejo fúnebre. Los protagonistas: un joven, muerto, hijo único, acompañado por su madre y los amigos. “Jesús puso su mirada atenta, no distraída, en ese cortejo fúnebre. En medio de la multitud percibió el rostro de una mujer con un sufrimiento extremo. Su mirada provocó el encuentro, fuente de vida nueva. No hubo necesidad de muchas palabras”, se lee en el Mensaje del Papa. Y añade: “A nuestro alrededor, pero a veces también en nuestro interior, encontramos realidades de muerte: física, espiritual, emotiva, social. ¿Nos damos cuenta o simplemente sufrimos las consecuencias de ello? ¿Hay algo que podamos hacer para volver a dar vida?”. La advertencia del Papa a los jóvenes es “la manera en que actúa Jesús”, de vital importancia para quien decide seguirlo: “Aquel muchacho del Evangelio, que estaba verdaderamente muerto, volvió a la vida porque fue mirado por Alguien que quería que viviera. Esto puede suceder incluso hoy y cada día”.

Dejarse tocar por el dolor ajeno

“La conmoción de Jesús lo hace partícipe de la realidad del otro. Toma sobre sí la miseria del otro. El dolor de esa madre se convierte en su dolor. La muerte de ese hijo se convierte en su muerte”, escribe el Papa. Y luego añade que esta manera de proceder de Jesús está presente en miles de jóvenes de todo el mundo cuando reaccionan ante necesidades familiares, comunitarias, catástrofes y ante la destrucción de la naturaleza: “También la gran movilización de jóvenes que quieren defender la creación testimonia su capacidad para oír el grito de la tierra”. “No se dejen robar esa sensibilidad. Que siempre puedan escuchar el gemido de quien sufre; déjense conmover por aquellos que lloran y mueren en el mundo actual. Si saben llorar con quien llora, serán verdaderamente felices”.
Por último Francisco anima a los jóvenes a levantarse y a levantar a otros para cambiar este mundo: “Levántate” significa también “sueña”, “arriesga”, “comprométete para cambiar el mundo”, enciende de nuevo tus deseos, contempla el cielo, las estrellas, el mundo a tu alrededor. “Levántate y sé lo que eres”. Gracias a este mensaje, muchos rostros apagados de jóvenes que están a nuestro alrededor se animarán y serán más hermosos que cualquier realidad virtual. “Se los repito en mi lengua materna: ¡hagan lío! Hagan escuchar su voz”, concluye el mensaje.

Texto completo

Print Friendly, PDF & Email