Revista Ecclesia » El obispo de Vitoria anima a «potenciar la familia» en los buenos momentos «y en los que no lo son tanto»
https://diocesisvitoria.org/
Iglesia en España Última hora

El obispo de Vitoria anima a «potenciar la familia» en los buenos momentos «y en los que no lo son tanto»

«Potenciar la familia y las relaciones de cariño, comprensión, amor, alegría y sacrificio que ello conlleva» y hacerlo «en los buenos momentos y en los no tan buenos como es esta pandemia». Así ha comenzado el obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, el encuentro anual de Familias de la diócesis este sábado 6 de febrero. Pese a la situación sanitaria, con la posibilidad de suspenderla, se eligió el amplio edificio del Seminario de Vitoria para garantizar las medidas anticontagio y con aforo limitado.

https://twitter.com/DiocesisVitoria/status/1358004062977986562

Tal y como ha informado la delegación de medios de la diócesis, 50 personas, entre padres e hijos, han comenzado esta cita con la bienvenida por parte de Oscar Areitio, Lourdes Ochoa y Laura Garcia, equipo que lidera esta delegación diocesana de Familias.

Iglesia, familia de familias

Seguido de una oración conjunta inicial, este encuentro ha tenido como tema central a «la Iglesia como Familia de Familias». Para calentar el ambiente, Areitio ha pedido a todos los asistentes ponerse de pie y, acompañados por música, hacer «danza contemplativa» que preparen a todo el cuerpo para «dar gracias a Dios por todo lo que nos sostiene, por estar aquí, por la vida, por las familias, por los hijos, por la esperanza, por la Iglesia y especialmente por tenerle a Él en nuestras vidas». En este agradecimiento también ha tenido palabras de recuerdo por «todas las personas que nos han precedido y nos han tocado el corazón y por nosotros mismos porque tenemos a Dios en nuestro interior».

La charla del obispo Elizalde, se ha basado en la Carta Apostólica del Papa Francisco por el 150 aniversario de la declaración de San José como patrono de la Iglesia, de Patris corde. «Todos tenemos vocación a la familia y cada uno la vivimos desde nuestra circunstancia». Así ha animado el prelado a «seguir creciendo en este amor para siempre, algo que está en todo corazón humano». Poco a poco ha ido dando claves para este objetivo apoyándose en esta Carta Apostólica y en la figura de San José con mensajes para todas las parejas. Tras hablar de este gran santo «modelo para la Iglesia» y tocar los puntos más importantes vividos por él en el contexto del nacimiento de Jesús, el obispo de Vitoria has destacado el paralelismo de su vida con las muchas personas hoy que nos han cuidado y salvado en esta crisis. «Esas presencias discretas durante la pandemia en tantas personas anónimas es San José que nos habla». San José «cuidó y veló porque el proyecto de Dios saliese adelante y esto es perfectamente trasladable a nuestra misión hoy».

«A San José como a nosotros, se nos confían vidas, en nuestra familia, y esto mismo es lo que nos hace grandes como fue grande la vida de San José».  Elizalde ha advertido que esto es contracultural porque «este amor no se muestra en el currículum y ahí debemos reclamar su centralidad con nuestro ejemplo de vida». En su charla ante la familias asistentes, ha recordado «que en nuestras partes vulnerables de pareja debemos atraer la ternura y dejar atrás juicios negativos». Todas las parejas tienen vulnerabilidades y ante esto ha denunciado que «no hay que resignarse y tirar la toalla sino redescubrir ese amor que hizo ser el hombre o la mujer de tu vida».

En los malos momentos «también habla el Señor»

«Hay muchas cosas que no entendemos, pero Dios nos habla en todo momento, incluido en los sueños como le paso a José, donde desde esa pasividad, podemos entender mejor el proyecto posible». Recordando que incluso «en los malos momentos te puede hablar el Señor», el obispo ha destacado que «para sacar un proyecto adelante, la fe es clave».

Por último, ha finalizado su charla animando a releer esta carta y a cuidar todos los detalles, desde el más pequeño, las relaciones de pareja y en familia, destacando que con esta pandemia debemos seguir dejando de lado lo secundario y acoger y asumir lo importante de la familia.

Tras este momento que ha durado una hora aproximadamente, ha habido un turno de preguntas e intercambio de impresiones para dar paso a un breve descanso antes de una eucaristía de familias presidida por el pastor de la diócesis en la capilla pública del seminario.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa