Revista Ecclesia » El obispo de Tarazona ordena un nuevo sacerdote para la diócesis: «Un compromiso con Cristo para siempre»
Iglesia en España Última hora

El obispo de Tarazona ordena un nuevo sacerdote para la diócesis: «Un compromiso con Cristo para siempre»

«Un paso más porque quieres comprometerte con Cristo para siempre». El obispo de Tarazona, Eusebio Hernández Sola, ha ordenado sacerdote este 10 de octubre, a Alberto Seminario Quinteros en la catedral de Huerta de la diócesis.

El obispo de Tarazona se ha dirigido a Alberto para darle la enhorabuena y felicitarle por el paso que daba, «un paso más porque quieres comprometerte con Cristo para siempre». Le ha animado a que «dé alegría porque el hombre la necesita siempre» y que tenga en cuenta que los sacerdotes son «ministros de Dios». Le ha invitado a ser servidor de todos, pero especialmente de los más débiles, de los enfermos y también de los ancianos.

«Vivir la comunión fraterna con tus hermanos en el sacerdocio»

«Intenta vivir la comunión fraterna con tus hermanos en el sacerdocio» —le ha dicho el prelado— «porque son muy importantes para ti, intenta vivir esa comunión, ese espíritu de colaboración fraterna con ellos». «Cuida de que tu ministerio sacerdotal no pierda la dirección de Dios, tu misión es enseñar en el nombre de Jesús, transmitir a todos su Palabra que has de recibir siempre con alegría» y que tiene siempre una «enorme actualidad», ha proseguido.

«Sal a los caminos a encontrar a tantas personas que sufren en su vida, a las periferias como nos pide el Papa», le ha dicho, «seamos callejeros para encontrar a los hombres de nuestro tiempo que ya no vienen a nosotros, seamos pastores con olor a oveja y sepamos de las angustias actuales, no estemos ajenos a la realidad en la que vivimos», ha continuado el obispo de Tarazona.

El prelado ha agradecido a sus padres y hermanos su presencia hoy en la catedral, por haberle transmitido a su hijo la fe y el amor a Dios y por «darnos hoy a vuestro hijo». También le ha dado las gracias a Alberto por responder a esta llamada y decir sí al Señor, a sus formadores y a todos los que lo han acompañado hasta llegar a este punto.

«Gracias mis padres y hermanos, que han venido desde Perú»

Tras la homilía han tenido lugar los ritos de la ordenación como la imposición de las manos del obispo, que reza en silencio al Espíritu Santo para la transformación del nuevo presbítero y le capacite para su misión sacerdotal. Después lo han hecho los sacerdotes que han participado en la ceremonia. Luego, ha tenido lugar la unción con el santo Crisma, cuyo significado es la consagración de Alberto a la Iglesia en su totalidad. El siguiente rito ha sido el de la recepción de la estola al estilo sacerdotal y la casulla, en esta ocasión por parte del sacerdote, Raúl Romero, y, por último, la entrega del cáliz y la patena.

Al finalizar la misa, el nuevo sacerdote se ha dirigido a los presentes para dar gracias a todos por su presencia y les ha pedido que recen por él y por todos los sacerdotes presentes. Alberto ha agradecido a Dios «que mis padres y hermanos, venidos desde Perú, hayan podido estar conmigo hoy, en este día tan señalado».



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa