Portada » Iglesia en España » Diócesis » El obispo de Segorbe-Castellón, Casimiro López Llorente, preside la misa de despedida de los Capuchinos de la parroquia de la Sagrada Familia de Castellón
Diócesis Iglesia en España

El obispo de Segorbe-Castellón, Casimiro López Llorente, preside la misa de despedida de los Capuchinos de la parroquia de la Sagrada Familia de Castellón

La Diócesis de Segorbe-Castellón, en la persona de su obispo, monseñor Casimiro López Llorente, ha despedido a los capuchinos de Castellón en una eucaristía celebrada en la parroquia de la Sagrada Familia el domingo 29 de julio. Los religiosos concluyen así una etapa de cuatro siglos de presencia en la ciudad y 72 años de cuidado pastoral de la parroquia. Los fieles han hecho un sentido homenaje a los capuchinos, mientras que el  obispo, al tiempo que manifestaba su agradecimiento por su aportación y pesar por su marcha, animaba a continuar el legado de esta última etapa con una comunidad evangelizadora.

El último superior capuchino de Castellón, Francisco Pastor, quiso agradecer a los vecinos su apoyo en los últimos meses, -sobretodo el espiritual:“Hemos notado la oración de los enfermos y de los ancianos”, afirmaba-, aseguró que ha disfrutado “lo indecible” en la parroquia, y describió su acción como “sencilla, humilde y cercana”. Descripción acertada, ya que los feligreses tienen la misma percepción. En un parlamento emotivo, una representante de la comunidad parroquial concluía dando las gracias a los religiosos porque “con su ejemplo les han enseñado a amar y a conocer más a Jesucristo”.

Con la mirada puesta ya en el porvenir, Pastor manifestó que lo único que pide a los hasta hoy sus feligreses es que recen por sus nuevos pastores. Durante este mes de agosto, el sacerdote Francisco Viciano Flors, que estrena nombramiento de Vicario Parroquial, asumirá las facultades de párroco hasta la toma de posesión de Joaquín Guillamón, en septiembre.

Pero aunque los pastores son importantes, mons. López Llorente insistió en que no se puede hacer nada sin los fieles, especialmente en un momento en que la Iglesia invita a la Nueva Evangelización. En este sentido el obispo deseaba para la nueva etapa de la Sagrada Familia que vayan por “los caminos del mundo para dar la Palabra de Dios a tantos hombres y mujeres que la están deseando, aún sin saberlo”. Al final de la celebración, los capuchinos Francisco y Laureano recibieron unas placas conmemorativas, junto con la petición del Obispo para que no olviden en su oración Castellón, y reiterando que tienen las puertas abiertas para volver en cuanto los superiores lo consideren posible.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email