Revista Ecclesia » El obispo de Santander ordenará como diácono al seminarista Antonio Arribas
antonio-arribas
Iglesia en España

El obispo de Santander ordenará como diácono al seminarista Antonio Arribas

El obispo de Santander ordenará como diácono al seminarista Antonio Arribas

La misa se celebrará, a las 17, 30 horas, en la Catedral. Este joven de Ramales, respondió a su vocación animado por el testimonio “de alegría y entrega” que vio en el párroco de su puebloEl obispo de Santander, monseñor Vicente Jiménez Zamora, ordenará como diácono, este domingo 27, a Antonio Arribas Lastra, de 24 años de edad, en el transcurso de una misa que se celebrará, a las 17,30 horas, en la catedral.

El nuevo diácono nació en Ramales de la Victoria, donde se ha fletado un autobús en su parroquia con el fin de que se acerquen a la ceremonia numerosos amigos y vecinos de la localidad.

Antonio Arribas entró muy temprano al seminario de Corbán, animado por “el testimonio, la alegría y la entrega” que vio en el entonces párroco de su pueblo, Sergio Llata, al que acabó ayudando como monaguillo.

 

En estos días previos a su ordenación, confiesa sentirse “contento y sereno” y muestra su agradecimiento a los sacerdotes y comunidades de las parroquias de Villafufre, Barreda, Viveda, Queveda y de Santa María Reparadora, de Santander, en las que ha estado completando su formación pastoral en estos últimos años.

 

El futuro diácono ha valorado también “el apoyo de sus padres”, que desde el principio “entendieron y respetaron” su vocación, cuya maduración “han vivido conmigo”.

 

Antonio tendrá “especialmente presente” a su madre en el momento de su ordenación, que falleció hace tres meses en un accidente de tráfico. Ella siempre le mostró “su apoyo porque me vio feliz y contento”, precisa.

El nuevo diácono, que será ordenado sacerdote pasados seis meses, “anima” a los jóvenes que estén sintiendo una llamada a la vocación sacerdotal, a que no tengan miedo “y se tiren a la piscina, porque tiene agua” y porque también merece la pena seguir “al Señor por este camino al que Él nos llama”, remachó.

 Funciones de un diácono

En la ordenación, los diáconos reciben una gracia sacramental propia y, en comunión con el obispo y el resto de los sacerdotes, sirven al Pueblo de Dios en el ministerio de la liturgia, de la Palabra y de la caridad. Igualmente, es oficio propio del diácono administrar el bautismo, reservar y distribuir la Eucaristía, así como asistir al matrimonio y bendecirlo en nombre de la Iglesia.

Asimismo, están conferidos para llevar el viático a los moribundos, leer la Sagrada Escritura a los fieles, instruir y exhortar al pueblo; presidir el culto y la oración de los fieles, administrar los sacramentales y presidir el rito de los funerales y sepultura.



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa