Diócesis Iglesia en España

El obispo de Santander, monseñor Jiménez, invita a los sacerdotes, y a sus diocesanos, a que donen la paga extra de Navidad a Cáritas

Y así ayudar a los que más sufren a causa de la crisis

El obispo considera que este gesto será la expresión de “nuestra cercanía, caridad y solidaridad con los más pobres y necesitados”. Desde el año 2008, Mons. Jiménez está alertando de los efectos de la crisis y recuerda que detrás de la recesión hay una crisis de valoresLa Diócesis tiene activa una Campaña en Favor de los Parados mediante la entrega de un día del salario al mes, que gestiona Cáritas

El obispo de Santander, monseñor Vicente Jiménez Zamora, ha invitado “a todos los sacerdotes” a que “libre y voluntariamente” entreguen la paga extra de Navidad a Cáritas Diocesana para ayudar a “los que más sufren las graves consecuencias” de la crisis económica. Mons. Jiménez ha extendido esta misma invitación “a todos los diocesanos” cántabros y del valle de Mena.

 

Asimismo, el prelado ha pedido que “se avive” la campaña diocesana en favor de los parados que se inició hace más de dos años y que promueve, “como gesto solidario y educativo”, la entrega del salario de un día al mes para un fondo que gestiona Cáritas destinado a atender al colectivo de los parados.

No es ésta la primavera vez en que el obispo Vicente Jiménez hace un llamamiento por los efectos adversos de la recesión económica. Así, en noviembre de 2008, el prelado ya denunció mediante una Carta pastoral las consecuencias sociales que estaba provocando la crisis, y alertó de que esta recesión estaba poniendo de manifiesto, a su vez, “otra crisis profunda: la de los valores”. Además, precisó que esta nueva situación era consecuencia de haber prestado “más atención a los medios que a los fines”; al “tener” y no al “ser”, denunció entonces.

Honda preocupación

En su Carta de navidad en la que ahora invita a los sacerdotes y a los fieles diocesanos a entregar a Cáritas la paga extra de diciembre, Mons. Jiménez recuerda que desde que se inició la crisis, la comunidad eclesial ha “acompañado a los que más sufren” mediante numerosas iniciativas de caridad y de solidaridad, a la vez que se han seguido con “honda preocupación” los acontecimientos.

Mons. Jiménez destaca que este gesto voluntario de la entrega de la paga extra, “será expresión de nuestra cercanía a los que más sufren y acrecentará nuestra caridad y solidaridad con los más pobres y necesitados”. Así, en estas fechas, “imitaremos” a Nuestro Señor, el cual, “siendo rico, se hizo pobre por vosotros para enriquecernos con su pobreza” (2 Cor. 8, 9).

El obispo de la iglesia cántabra y de Mena recuerda que este gesto solidario se celebra dentro del “Año de la fe” que el Papa Benedicto XVI convocó, con carácter universal, el pasado 11 de octubre en Roma con el fin de que los bautizados, con su testimonio y ejemplo, contribuyan a una nueva evangelización en sus ambientes cotidianos.

 

El “Año de la Fe”, destaca Mons. Jiménez, es una “buena oportunidad” para “intensificar” el testimonio de la caridad, ya que “fe y caridad se reclaman mutuamente” en el cristiano, de modo que “la una sostiene a la otra”.

 

El obispo recuerda que, más que con palabras, la “Nueva Evangelización” se expresa con las obras de fraternidad, de cercanía y de ayuda a las personas en sus necesidades materiales y espirituales.

 

Desde “la ardiente espera” del Adviento, “preparemos” los caminos del Señor para celebrar la Navidad, “fiesta de gozo y de salvación”, precisa finalmente en su Carta.

 

Corpus Christi 2008

 

Esta es la segunda ocasión en que Mons. Jiménez realiza una invitación a los sacerdotes para que contribuyan económicamente con Cáritas diocesana de Santander y Cantabria. Así, en la solemnidad del Corpus Christi de 2009 (“Día de la Caridad”), los sacerdotes de la Diócesis de Santander destinaron el 20 por ciento de su paga extra de junio para ayudar a las personas y familias que padecían necesidades, “a causa de la grave crisis económica”, se decía entonces.

 

Por otro lado, coincidiendo con la fiesta del trabajo del 1º de Mayo de 2010, la Diócesis de Santander activó una Campaña en favor de los parados cántabros que se mantiene vigente.

 

Su fin es el de recaudar fondos destinados a socorrer a las personas afectadas por la recesión económica, “sobre todo a los que se encuentran en el llamado estado de vulnerabilidad”.

 

En su inicio, la campaña se divulgó por todas las parroquias de la Diócesis mediante carteles y dípticos informativos en los que se explicaba la manera de colaborar con esta iniciativa.

 

Una de las opciones propuestas en la Campaña, es la de entregar mensualmente, el salario de un día, para un fondo que será destinado, en exclusiva, a la atención de los parados y gestionado a través de Cáritas Diocesana de Santander y Cantabria.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Print Friendly, PDF & Email