Revista Ecclesia » El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, llama a los jóvenes al compromiso por encima de la indiferencia
munilla
Iglesia en España

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, llama a los jóvenes al compromiso por encima de la indiferencia

El obispo de San Sebastián, Juan José Munilla, llama a los jóvenes al compromiso por encima de la indiferencia

En el cierre del ciclo ‘Con ojos nuevos’, organizado por la Universidad CEU San Pablo, José Ignacio Munilla ha afirmado que “Dios se sirve a veces del mal para sacar de nosotros el rostro de la entrega”

Ha alentado el compromiso de los jóvenes: “no hay que tener miedo a las incomprensiones, eso forma parte de la lógica del Evangelio”

Ha distinguido, al colación de una reflexión sobre la familia, entre lo normal y lo corriente: “rezar el rosario con tus padres no es lo corriente, pero es lo normal”

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla ve en la actitud pasiva e indolente de muchas personas un signo “terrible”. Al hilo de una reflexión sobre cómo “Dios se sirve a veces del mal mara sacar de nosotros el rostro de la entrega”, el purpurado ha deplorado “la tibieza, la mediocridad y la medianía”.

Munilla ha hecho estas consideraciones durante su intervención en la clausura del ciclo de conferencias ‘Con ojos nuevos’, organizado por la Pastoral y un grupo de alumnos de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Comunicación de la Universidad CEU San Pablo. Ante una audiencia mayoritariamente juvenil, el obispo ha animado al compromiso, por encima de los estigmas que éste pueda acarrear quien lo asume. “No hay que tener miedo a las incomprensiones. Eso forma parte de la lógica del Evangelio”. En parecida línea ha manifestado al término de su conferencia que “el que teme sufrir acaba sufriendo de temor”, idea, que, en cierto modo, completaba la que había formulado al inicio de sus palabras, al asegurar que, “a menudo, quedar marcado, que te fichen, es una gracia que te permite actuar con más libertad”.

Munilla, que ha ido exponiendo sus argumentos al compás de un relato casi autobiográfico, ha evocado pasajes de su época como sacerdote en Zumárraga. Alguno de ellos, paradójicamente, resultó “providencial” dentro de su dureza. Así, ha hecho alusión a los cinco juicios que se celebraron porque Herri Batasuna se oponía a la construcción de una parroquia. Aquellos ataques “despertaron a mucha gente que vivía con la fe aletargada”.

No ha dejado tampoco de referirse a la familia. Ámbito en el que, como en otros aspectos, se debe distinguir, a su juicio entre los conceptos de “normal y corriente”. La vida de alcohol y excesos entre la juventud no se convierte en normal por el hecho de ser corriente, ha expuesto. Y del mismo modo “el rezar el rosario con tus padres es lo normal, aunque actualmente no sea lo corriente



O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa