Revista Ecclesia » El obispo de Ourense sobre la cremación: «Las cenizas de nuestros seres queridos deben custodiarse en los cementerios»
Iglesia en España Última hora

El obispo de Ourense sobre la cremación: «Las cenizas de nuestros seres queridos deben custodiarse en los cementerios»

El obispo de Ourense, José Leonardo Lemos Montanet, ha publicado una carta en la que aborda el tema de la cremación aprovechando el día de los difuntos. El prelado ha puesto en cuestión que «a lo largo de los últimos años se están expandiendo una serie de costumbres que muchos fieles, por ignorancia, desconocen que no son auténticamente cristianas».
Respecto a la cremación, Lemos expone que «en ocasiones, debido a graves situaciones que podrían acarrear daño a la salud pública, se tuvo que proceder a la cremación de los cadáveres. Hoy en día se está extendiendo esta costumbre de la cremación debido a la complejidad de la vida de muchos ciudadanos».

La postura de la Iglesia

«La Iglesia, aunque permite la cremación, recomienda que los cuerpos de los difuntos sean sepultados en los cementerios u otros lugares sagrados. Sin embargo, cuando los creyentes optan por la cremación del cadáver de su ser querido, deben evitar todo signo, rito o modalidad de conservación de las cenizas que nazca o pueda ser interpretado como regresión a una visión no cristiana de la muerte y de la esperanza en la vida eterna. Los cristianos deben recordar que cuando se opta por la cremación no se hace porque se crea que con la muerte se lleva a cabo la aniquilación definitiva de la persona, o cuando se desea que las cenizas del difunto se esparzan por un hermoso paraje natural, en la huerta de la casa donde se ha vivido o en el mar o en un río, porque se piensa que la muerte es el momento de fusión con la madre tierra; se piensa en la reencarnación o se reparten las cenizas entre los familiares como un mero recuerdo del difunto».

«El seno del hogar no es el lugar apropiado para custodiar las cenizas de los queridos difuntos»

El obispo de Ourense es tajante sobre el lugar en el que deben estar los restos de los cristianos, «es necesario recordar que las cenizas de nuestros seres queridos deben custodiarse en los cementerios o en cualquier otro lugar destinado para ello. Por consiguiente, el seno del hogar, aunque se busque un lugar destacado, no es el lugar apropiado para custodiar las cenizas de los queridos difuntos».
La carta del prelado concluye con una alusión a un pensamiento del Papa Francisco, «El recuerdo de los difuntos, el cuidado de los sepulcros y los sufragios son testimonios de confiada esperanza, arraigada en la certeza de que la muerte no es la última palabra sobre la suerte humana, puesto que el hombre está destinado a una vida sin límite, cuya raíz y realización está en Dios».


O si lo prefieres, regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

HAZME DE ECCLESIA

Cada semana, en tu casa