Iglesia en España Última hora

El obispo de Mallorca, sobre el cierre de una iglesia: «Todo lo demás está abierto»

Esta noche se aplican las restricciones de movilidad en la zona de Son Fortesa Sur y partes de Plaza de Toros, Arxiduc y Son Oliva que se unirán a las otras 4 barriadas de Palma de Mallorca que hace una semana ya tienen limitaciones. Con estos confinamientos parciales también se cierran los lugares de culto. Es lo que va a pasar con la iglesia de L’Encarnació de Palma que no podrá abrir sus puertas, con la excepción de la celebración de funerales con asistencia de 15 personas.

El obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, ha mostrado su perplejidad, en los micrófonos de COPE, ante la decisión de cerrar la parroquia “parece como si los lugares de culto queden marginados de la posibilidad de que la gente pueda participar”.

Recuerda el prelado “desde el primer momento hemos estado muy atentos y hemos cumplido las normas que nos han dado. En las iglesias la gente se ha comportado de forma admirable. Ahora cuando salen estos confinamiento por barriadas y todo queda abierto porque los bares , las tiendas y todo está abierto no acabamos de entender por qué la iglesia no puede estar abierta para que la gente cuanto más lo necesita en este momento pueda participar del culto”.

Otro aspecto que causa extrañeza al obispo es que sí se permite la celebración de funerales, “no entendemos que los funerales sí y y una celebración normal de la eucaristía no. Nos sorprende”.

Monseñor Taltavull ha hablado con las autoridades y aunque insiste en que van a cumplir la norma considera que esta medida no da igualdad de oportunidades a todos. Es una lástima , afirma el obispo, que donde más se necesita de un apoyo espiritual y que es la esencia de la Iglesia, el acompañamiento se quede sin poder hacerse. Insiste “hemos demostrado mucha responsabilidad y podemos seguir demostrándola”.

Aumento de presencia en las parroquias tras el confinamiento

Aunque hay parroquias donde la mayoría de fieles son mayores y por el riesgo no acuden, hay otras en las que Sebastià Taltavull reconoce que ha aumentado la presencia en las celebraciones desde que inició la pandemia.

El obispo ha explicado a COPE que la Iglesia percibe el miedo y la desilusión de la gente ante la situación actual pero también destaca el aumento de la ayuda y la solidaridad del que puede ofrecerla. Recuerda que la misión la Iglesia es ayudar y acompañar a quien lo necesite porque estamos en un momentos muy complicados en el que la gente necesita esperanza. “ Ofrecemos ayuda espiritual que es muy necesaria. Unos la piden directamente y otros veladamente porque ves la necesidad que tienen de que alguien esté a su lado, les acompañe , les ayude en sus dudas y en la manera de enfocar la problemática que viven en casa o el deterioro de la familia porque se acaban los recursos y llegan los problemas económicos”.

Regístrate en ECCLESIA para acceder de forma gratuita a nuestra revista en PDF

REGISTRARME